Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 56 años el hombre que raptó y violó a una niña en Vilalba

La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a José María Real López a 56 años de prisión por el rapto, violación y asesinato de la niña de nueve años María del Carmen Rivas López, cometido el 16 de septiembre de 1992 en la localidad lucense de Vilalba. El tribunal ha tenido en cuenta que el reo padece una psicopatía que le impulsa a agredir sexualmente a menores. Además de la larga pena de cárcel, Real López ha sido condenado a destierro: el reo no podrá poner los pies en Vilalba ni en la ciudad de Lugo durante los seis anos siguientes a su salida de prisión.El tribunal ha determinado también que el condenado deberá pagar 30 millones de indemnización a la familia de Maruchi. Los padres de la pequeña no recibirán este dinero, ya que el reo es insolvente y la sentencia no ha fijado que el Estado sea responsable civil de la indemnización. Real, de 30 años, ya fue condenado en 1988 a 12 años de cárcel por violar a una niña de 11, pero salió en libertad condicional dos meses antes de asesinar a Maruchi Rivas.

Durante la vista oral, dos psiquiatras indicaron que el condenado sufría una aberración genética conocida como el síndrome de Klineceter: un cromosoma femenino de más que hace proclive a la paidofilia. La sentencia establece que José María Real López, tiene "una personalidad antisocial y tendencia a aprovecharse de niños, inteligencia media-alta, influida por los trastornos inherentes a la psicopatía que padece, si bien no le impide su autocontrol".

"Recientes borracheras"

La Audiencia considera probado que, aquel 16 de septiembre de 1992, Real López, después de errar tres días por distintas carreteras "en el estado desinhibido que, fruto de recientes y espontáneas borracheras, imbuía de euforia al acusado", se sintió atraído por Maruchi al verla bajar del autobús escolar. El condenado siguió a la pequeña por el camino a su casa en la aldea de Goiriz y, al llegar a un tramo en hondonada, la arrastró hasta el coche de alquiler que conducía. Con la niña en el maletero del vehículo, Real López circuló unos tres kilómetros hasta parar en un robledal, conocido como el bosque das Chousas.

Allí, entre los árboles, Real golpeó brutalmente a Maruchi hasta dejarla semiinconsciente y después la forzó. Luego, el condenado utilizó un hacha de carnicero para matar a la chiquilla. Cubrió el cadáver con unas ramas y se alejó del lugar del crimen.

La sentencia califica el hecho de violación -aunque Real declaró que no había llegado a eyacular- porque "no se exige a efectos de consumación que la penetración sea completa".

El fiscal y la acusación popular del Ayuntamiento de Vilalba habían solicitado 60 años de prisión. La acusación particular que representaba a los padres de la niña elevaba en dos años la petición del fiscal.

La sentencia, aunque establece las agravantes de reincidencia y de cometer dos de los delitos en despoblado, rebaja a 56 años el total de las penas al apreciar la atenuante de psicopatía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1994

Más información

  • El fallo aprecia la atenuante de psicopatía