El mal tiempo frustra un ataque de la OTAN a los serbios bosnios

La luz verde para un nuevo ataque de los aviones de la OTAN contra los serbios estaba encendida, pero el mal tiempo en Bosnia frustró la noche del sábado el bombardeo de la Alianza Atlántica sobre las posiciones serbias que rodean el enclavemusulmán de Bihac. El mando de los cascos azules franceses allí desplegados había pedido la intervención, tras sufrir el hostigamiento de los serbios durante tres días. El primer ministro francés, Édouard Balladur, visitó ayer a sus tropas.

Un portavoz de la OTAN advirtió ayer que habrá ataque si los cascos azules lo vuelven a solicitar. La orden de intervención fue cancelada ayer por las fuerzas de las Naciones Unidas. El límite de la paciencia del batallón francés en Bihac, integrado por unos 1.000 hombres, se había desbordado el viernes cuando uno de sus soldados resultó muerto por disparos de un francotirador. El incidente ha sido el más grave registrado en Bosnia desde el derribo de cuatro aviones serbios el pasado 28 de febrero por aparatos de la OTAN cuando violaron la zona de exclusión aérea.Mientras tanto, en la Embajada de EE UU en Viena, croatas y musulmanes llegaban ayer por fin a un acuerdo sobre la Constitución de lo que será la federación entre los territorios que controlan. El enviado especial de EL PAÍS, Ramón Lobo, ha recorrido los frentes de Bosnia central, donde se vive una frágil tregua entre croatas y musulmanes tras casi un año de encarnizados combates.

Páginas 3 y 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de marzo de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50