300.000 niños españoles no controlan su orina de noche

Los pediatras aconsejan a los padres evitar la actitud represiva

Unos 300.000 menores españoles p1decen enuresis nocturna (emisión involuntaria de orina durante el sueño), según explicó el pasado jueves en Sevilla el presidente de la sección de pediatría de la Asociación Española de Pediatría, José del Pozo Machuca. Estos datos proceden de un reciente informe comunitario que abarcó a todos los países de la Unión Europea.. En España aún no existen estudios específicos.Del Pozo dijo que, aunque hasta los seis años de edad no puede hablarse exactamente de un problema de enuresis, los padres cuyos hijos siguen "haciéndose pis en la cama" cumplidos los tres años deben consultar a un pediatra y "jamás tener una actitud represiva".

El pediatra añadió que los padres deben ayudar al niño a controlar su vejiga mediante juegos, "invitarle a hacer pis de forma intermitente, aguantando y soltando orina, además de reducir el consumo de líquidos por la tarde. "Que nunca beba refrescos excitantes antes de dormir", recomendó Del Pozo.

En opinión de este especialista, la enuresis nocturna es un problema que hay que desdramatizar porque de otro modo puede crear un trauma al niño para toda la vida.

Al mismo tiempo que los padres, es conveniente responsabilizar al pequeño de su propio problema de forma positiva, explicándole que se trata de un trastorno transitorio, sin darle más importancia de la que realmente tiene, para que no pierda confianza en sí mismo ni se minusvalore por ello.

Una forma de responsabilizarle sin traumas es que sea él mismo quien se ocupe de preparar la ropa para cambiarse la cama cuando se moja, según Del Pozo, y jamás reprenderle física o psicológicamente ni ridiculizarle ante amigos o vecinos. "Un niño soportará que su familia conozca su problema, pero nunca perdonará que salga al exterior", aseguró el especialista.

Este complejo es una de las causas por las que muchas veces los pequeños efectados de enuresis nocturna rehúsen salir a dormir a casas de amigos, participar en campamentos infantiles y otro tipo de actos, lo que les hace parecer tímidos y retraídos.

Las causas de la enuresis nocturna son múltiples. En algunos casos puede tener un origen hereditario y en otros funcional, cuando la vejiga funciona mal porque el niño se acostumbra a usar los pañales y no aprende a controlar los esfínteres.

Este trastorno también puede deberse a retrasos en el proceso de madurez, a problemas del ritmo del sueño y al déficit nocturno de la hormona antidiurética, que en circunstancias normales facilita la concentración de la orina por lo que disminuye su cantidad.

La Asociación Española de Pediatría, que próximamente celebrará una reunión en Madrid, se propone elaborar un mapa epidemiológico de este trastorno en España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS