Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren cuatro trabajadores al hundirse un túnel en construcción en Cáceres

Cuatro obreros murieron y otros tres sufrieron graves heridas en la explosión que derrumbó parte de la boca norte del túnel de Miravete, situado en el kilómetro 205 de la autovía de Extremadura, en el término municipal de Casas de Miravete (Cáceres). El Gobierno Civil de Cáceres ha señalado que el siniestro pudo deberse al estallido incontrolado de explosivos que estaban almacenados en las obras. Los compañeros de los trabajadores han señalado que la cuadrilla se disponía a barrenar un nuevo tramo del túnel.Los trabajadores fallecidos son Emilio Rodríguez Capilla, Feliciano Delsac Jiménez, Antonio Molina Risco y Francisco Matas Risquez. Los heridos, que fueron atendidos en un primer momento en el hospital Campo Arañuelo de Navalmoral de la Mata, son Eladio García Navarro, barrenista de primera de 28 años; Santiago Jurado Martínez, palista de primera de 27 años; y Enrique Losilla Muñoz, barrenista de segunda. Eladio García Navarro sufre fractura de húmero y hemorragia pulmonar. Enrique Losilla tiene traumatismo general y rotura de recto. Ambos fueron trasladados al hospital Doce de Octubre, en Madrid.

El tercer herido fue llevado a la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe (Madrid) para ser atendido de quemaduras parciales e intoxicación por gases.

Todos los trabajadores pertenecen a la empresa Lemicosa, una subcontrata de Cubiertas y MZOV, adjudicataria de las obras de construcción del tramo Jaraicejo-Almaraz que incluye dos túneles de 1.200 metros de longitud cada uno que atraviesan la sierra de Miravete.

Según las primeras informaciones los siete obreros se encontraban trabajando en la boca norte de uno de los túneles cuando se produjo una fuerte explosión. Tres de ellos pudieron abandonar el túnel gravemente heridos. Dos obreros fallecieron en el acto a causa de la explosión y otros dos quedaron atrapados entre las piedras y la arena desplazadas por el derrumbe. Según el testimonio de algunos compañeros, la cuadrilla manipulaba cargas explosivas porque se disponían a barrenar un nuevo tramo del túnel.

Tras conocerse el accidente, hasta el lugar de los hechos se trasladaron miembros de Cruz Roja, del Servicio Provincial de Extinción de Incendios (Sepei) y un equipo de la central nuclear de Almaraz, con bombonas de oxígeno. Finalmente fueron localizados los cadáveres destrozados de los dos trabajadores sepultados.

Hasta el lugar del accidente se trasladó también el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que se encontraba en la vecina localidad de Navalmoral de la Mata para asistir al cierre de los carnavales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 1994

Más información

  • Una explosión incontrolada causó el siniestro