Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATRIMONIOS BAJO SOSPECHA

Nos vemos en los juzgados

Dos ex altos cargos socialistas y un conocido empresario declaran el mismo día en Madrid en relación con presuntos casos de corrupción

Dos ex directores generales del PSOE y un empresario amigo del presidente del Ejecutivo, acompañados de sus respectivos abogados, compusieron ayer un insólito desfile por los pasillos de la planta quinta de los Juzgados de la Plaza de Castilla, que nunca había acogido, de una sola vez, a tanto declarante conocido. Carmen Salanueva, ex directora general del Boletín Oficial del Estado y en libertad bajo fianza; Luis Roldán, ex director de la Guardia Civil, y Enrique Sarasola, empresario amigo de Felipe González y citado a declarar como testigo en el caso Ferruzzi, protagonizaron un festival de carreras y flashes por los pasillos que hizo las delicias de fotógrafos, cámaras y funcionarios. Carmen Salanueva sólo había ido a presentarse ante el juzgado número 16, como tiene que hacer los días 1 y 15 de cada mes por orden del juez y mientras se aclara el destino de los millones pagados en contrataciones directas de papel para el BOE a precios muy superiores a los del mercado. Pese a sus gafas oscuras, Salanueva fue reconocida por los fotógrafos y se lo tomó muy mal. Enfadada, intentó evitarles y se refugió de nuevo en el juzgado. Después se rindió y ganó los ascensores entre imprecaciones poco elegantes y un expresivo gesto con el puño cerrado hacia arriba y el dedo corazón extendido.El ex director de la Guardia Civil comparecía en esos momentos en el mismo juzgado. Su declaración obedeció a la acción popular ejercida por José María Ruiz Mateos, que le acusa de malversación de fondos y falsedad documental. Asistido por el abogado Gonzalo Casado Herce, defensor de Amedo y Domínguez en el caso GAL, Roldán había pasado inadvertido a su llegada, al filo de las diez de la mañana. Pero su comparecencia se filtró y al salir casi dos horas después se topó con un semicírculo de fotógrafos. Acosado por los destellos, enfiló el pasillo en silencio y rodeado de guardaespaldas.

Sin tiempo para que los informadores gráficos recuperaran la respiración, Sarasola apareció en lontananza con el abogado Horacio Oliva, defensor del exdiputado Carlos Navarro en el caso Filesa. Sarasola declaró como testigo sobre supuestas comisiones ilegales por la venta de Elosúa a la multinacional italiana Ferruzzi.

El empresario explicó que en 1989 una empresa en la que él participa, Ibermer, contactó con Ferruzzi porque ésta quena comprar una participación para tener la mayoría en la aceitera Elosúa. Sarasola puso en contacto a directivos de Ferruzzi con Mercasa, empresa pública propietaria de las acciones que interesaban a los italianos. Mercasa, según Sarasola, no consideró oportuna la venta, "por lo que nos retiramos de cualquier gestión y desde entonces no hubo relación con Ferruzzi". Elostia se vendió en 1992.

[El titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, Carlos Valle, viajará a Milán en marzo para entrevistarse con el juez de la operación Manos limpias, Antonio di Pietro, en relación el presunto pago de comisiones ilegales a políticos españoles por la venta de Elosúa, según informa Europa Press. El juez Valle formará parte de una comisión rogatoria cuya constitución fue solicitada por el diputado de IU Antonio Romero.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 1994