Televisión Española no prorrogará el programa de Wyoming

Televisión Española (TVE) ha decidido no prorrogar El peor programa de la semana, el espacio que dirigen El Gran Wyoming y Fernando Trueba. La cadena considera que su precio -10 millones por programa- no está en consonancia con su nivel de audiencia -en torno a 1,1 millones de espectadores-. Su emisión sólo se prolongará cinco semanas, las que restan para cumplir las trece previstas en el contrato.

El contrato firmado por El Catalejo, la productora del director de cine Fernando Trueba, y TVE contemplaba una prórroga de otros trece programas en caso de acuerdo entre ambas partes. Pero las expectativas provocadas desde TVE, con El peor programa de la semana no se han visto traducidas en términos de audiencia y la cadena no renovará su emisión. "Se hizo un esfuerzo de promoción, pero el formato ha fallado y no ha tenido las audiencias previstas", afirma Alejandro Gómez Lavilla, director de programación de La 2.TVE ha señalado a los directores del programa que sólo continuaría con el espacio si rebaja su presupuesto. Cada emisión de El peor programa de la semana asciende a 10 millones de pesetas, el doble de lo que cuesta por término medio un espacio de La 2, según Lavilla.

El recorte propuesto por TVE supondría eliminar toda la parte dramática del programa, en la que participan numerosos actores y guionistas. Trueba y Wyoming han rechazado esta posibilidad. Para Wyoming la propuesta de TVE "es una forma de despido", y agrega: "No nos engañemos, no se trata de reducir los costes, porque ni siquiera han querido negociar en qué porcentaje; simplemente, no les ha gustado el programa".

El espacio consiguió su mejor resultado de audiencia el día del estreno, el pasado 1 de diciembre, cuando convocó a 1,9 millones de espectadores. El pasado 29 de diciembre alcanzó su peor registro: 682.000 espectadores. La audiencia media de La 2 supera los 3,2 millones.

El director de programación de La 2 atribuye su escaso éxito a la falta de "homogeneidad" entre el directo -la música y las apariciones de Wyoming- y las escenas grabadas. "Han querido experimentar, y, hoy en día, funcionan los formatos que están muy rodados", manifiesta Lavilla.

El presentador comenzó a "pasarlo bien" desde la cuarta semana de emisión, lo que ha repercutido en su trayectoria. "Cada vez estaba más satisfecho, y seguro que la segunda tanda hubiera sido mejor". "Estos programas", añade', "requieren paciencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 1994.