LA HUELGA DEL 27-E

"Alguien tiene que achicar el agua de la mina"

"Hoy es huelga, ya lo sé, pero la mina no entiende de eso y alguien tiene que achicar el agua de aquí", decía con contundencia en la mañana de ayer el minero leonés Alberto Garrido. Él, a casi 300 metros de profundidad, y dos compañeros más del pozo Julia de Antracitas de Fabero eran los únicos que realizaban tareas de mantenimiento para evitar que la explotación se inundara. Una labor que se repite a diario y que de interrumpirse tan sólo 24 horas perjudicaría seriamente a las explotaciones colindantes.Un guarda de una empresa de seguridad y dos ingenieros técnicos era el único personal de exterior de la mina. Son las ocho y hay tres grados bajo cero ante la boca de la mina. El hielo de la jaula de hierro que transporta a los trabajadores al interior del pozo vertical se deshace rápidamente. Un calor húmedo insoportable envuelve el ambiente.

Más información

El viaje dura pocos minutos. Allí dentro el agua no deja de correr por todos los rincones. "Hoy me ha tocado a mí como le podía haber tocado a otro compañero", masculla Alberto.

"Todo está tranquilo. Aquí no hacen falta piquetes. Nadie viene a trabajar", señala el ingeniero técnico Roberto Matías.

En Fabero, localidad leonesa de 6.000 habitantes, todos los establecimientos echaron ayer el cierre durante todo el día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 1994.

Lo más visto en...

Top 50