Fofito y Rody retiran el disco acusado de incitar la violencia infantil

La denuncia quedará sin efecto

Sorprendidos frente a lo que consideraban sólo una "travesura", los payasos Rody y Fofito retiraron ayer del mercado su último disco, acusado de violento, de acuerdo con la casa discográfica. La letra de La canción de los hijos "era disparatada" hasta para ellos. "¡Como vamos a animar a un niño a que se clave los pies o se tire por una ventana! Era tan superloca que nunca pensamos que se la iban a tomar en serio", comenta Rody. "Pero ahora, leída pura y dura en el periódico no nos cuesta nada reconocer que puede resultar violenta".

La retirada de la cinta musical interpretada por los payasos Fofito y Rody paralizará el proceso emprendido contra ellos y los distribuidores por la asociación Torre Ramona, de Zaragoza, por considerar que incitaba a la violencia infantil, según confirmó ayer a EL PAÍS su presidenta, Olvido Blasco.La letra en discordia es obra de los compositores venezolanos Carlos Moreán y Álvaro Serrano, expertos en letras cómicas. "Y nosotros la encontramos tan graciosa y alocada...", relata Fofito. Durante todo el verano, los famosos payasos la han repetido por los escenarios: "Se quita el zapatito, se clava el piececito con unos clavitos, plas plas, plas". Más ritmo. "Con una tíjerita, bieen afiladita, cortamos la narizita, casi al ras; morder el labiecito con los dientecitos, dar un puñetazo en el maxilar". Para los intérpretes solo suponía "bordear el absurdo una vez más". Nunca imaginaron, dicen, que a alguien se le ocurriera tomárselo en serio. Una madre de Zaragoza, que ha demostrado no infravalorar la osadía infantil, mostró su preocupación el pasado sábado en uno de los programas de participación ciudadana en la emisora Radio Popular de Zaragoza. La señora comentó alarmada el contenido de la canción que había regalado a su hijo las pasadas navidades.

La asociación Torre Romana se puso entonces en marcha y, tras escuchar la cinta, acudió el sábado al juzgado de guardia. La melodía se corrió de boca en boca.

Segun Fofito, el "susto" se lo llevó su hermano Rody cuando fue a comprar el periódico en Madrid en la noche del domingo. "Se le ha dado la vuelta a algo que nosotros hicimos con buena intención", lamenta.

Los hermanos, herederos de una prestigiosa familia de payasos, que cuenta a Emilio Aragón entre sus miembros, incorporaron el tema a sus galas todo el verano pasado. Están acostumbrados a tirarse tartas, atravesar muros y caerse de las sillas, sin temor a que les imiten. Rudy insiste una y otra vez: "Es que esto es una cosa tan superalocada que nunca pensamos que se lo iban a tomar en serio". Superman sentía lo mismo cuando volaba. Al final no han querido entrar en más polémica. "Admitimos que si el público se lo ha tomado así hay que retirar la canción". Rody llega admitir que la letra, en frío "puede resultar algo violenta", aunque insiste en que ellos querían presentarla como todo lo contrario "como una travesura sobre lo que no tienen que hacer los niños".

6.000 copias

La canción de los hijos forma parte del último elepé de los conocidos payasos denominado ¡Mama mia!, del que se han distribuido hasta ahora alrededor de 6.000 copias en toda España. La compañía discográfica encargada ha decidido, de acuerdo con los intérpretes, retirar el álbum del mercado en el transcurso de los próximos 10 días.La retirada el disco fue pedida por la asociación de Zaragoza. Su presidenta entendía que debían hacerlo los propios artistas. "Han cometido un error en una trayectoria familiar más que estupenda", dijo Olvido Blasco.

En la mañana de ayer, el letrado representante de la asociación, Javier Osés, se dirigió, al juez titular del juzgado de instrucción número 9 de la capital aragonesa (al que le había correspondido en el reparto la denuncia) para que actuara de forma urgente, ante el daño que la difusión de la canción podría causar en la población infantil.El Justicia de Aragón, Juan Monserrat, anunció el domingo su intención de informar de este caso al Defensor del Pueblo, institución que ayer no se pronunció al respecto. Para Monserrat, la canción "vulnera de alguna forma los derechos del niño", según declaró en Radio Nacional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS