Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Moreiras no ve delito en el 'caso Macosa'

El juez de Delitos Monetarios Miguel Moreiras no ha apreciado la existencia de delito alguno en la conducta del ex subsecretario de Industria, ni de ninguno de los otros implicados en el denominado caso Macosa, por lo que acordó ayer el sobreseimiento de todas las actuaciones. El magistrado ordenó ayer la cancelación y devolución de las fianzas impuestas en su día a los implicados. En el caso de Eduardo Santos, la fianza constituida era de 10 millones de pesetas. Moreiras precisa que no se falsearon los datos de Macosa.El juez señala que los hechos han quedado debidamente probados por lo que no es necesaria la práctica de otras pruebas.

No obstante la resolución no es firme, por lo que el fiscal o las acusaciones particulares pueden recurrir el auto del juez.

Entre las acusaciones que figuraban en la querella contra los directivos de Macosa destacaban el vaciamiento patrimonial de la sociedad, así como la imputación a Santos de haberse apropiado de 1.000 millones de los activos de la entidad.

El juez, a este respecto, destaca: "No se ajustan a la realidad los [datos] relativos a las supuestas participaciones significativas que atribuían a determinadas personas en las operaciones financieras y patrimonio de Macosa o sus sociedades participadas, al menos en lo que de delictivo o ilegal pudieran tener esas participaciones o actuaciones".

Moreiras califica de "no ajustadas a la realidad" algunas informaciones aparecidas en la prensa escrita sobre Macosa y relativas a la participación que hubieran tenido algunas personas en la sociedad. El magistrado abunda: "Los datos publicados eran erróneos".Datos contablesSobre otra de las acusaciones -una supuesta manipulación de los datos contables de la compañías para disimular una situación de quiebra técnica y en su lugar presentar un balance positivo- Miguel Moreiras señala que "se ha demostrado que en ninguna ocasión se falsearon los datos proporcionados por la empresa sobre su situación económico-financiera y sobre los resultados de explotación".

El auto del juez Moreiras precisa que tanto los accionistas como los organismos oficiales tuvieron cumplida información de la marcha de la empresa y que de hecho así se hizo constar en el informe sobre la auditoría realizada por la firma KPMG Peat Marwick.

En el auto se recogen todos los testimonios que señalan que Macosa no estaba en quiebra en 1988. La realidad de la empresa, según se informó a los accionistas, es que había pérdidas de explotación, pero que la revalorización de activos permitió compensar esas pérdidas sin hacer ninguna manipulación contable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993

Más información

  • Archivadas las actuaciones