Dirigentes guerristas afilian al PSOE a mil personas sin el consentimiento de muchas de ellas

La lucha en el PSOE por ser delegado en el congreso federal del mes de marzo está alcanzando una virulencia desconocida en los últimos años. Aunque la mayoría de los enfrentamientos obedecen a disputas locales, la cuenta general de delegados se hará, finalmente, entre guerristas y renovadores. En el proceso de Castilla y León va a intervenir la ejecutiva federal. En dos meses, un millar de leoneses han sentido un irrefrenable impulso colectivo de afiliarse al PSOE. Esta adhesión súbita al proyecto socialista, en concreto a agrupaciones guerristas, ha escamado a la dirección regional, de mayoría renovadora.

Más información
El partido y el sindicato

El asunto se ha convertido en escándalo dentro del PSOE al manifestar muchos de los nuevos afiliados que ellos no se han dado de alta en el PSOE y sólo reconocen que firmaron un documento con su DNI tras recibir una carta de la Unión de Campesinos Leoneses (UCL) en la que se les pedía el apoyo para iniciativas tendentes a salvar el sindicato.La polémica ha salido a la luz cuando algunos de los nuevos afiliados recibieron una carta del secretario general del PSOE, Felipe González, que con el saludo de "querido compañero" daba la bienvenida a la organización. Algunos de los receptores de la salutación son interventores del Partido Popular.

González conoció estupefacto esta situación la pasada semana en la reunión de la ejecutiva federal en la que informó el secretario de organización, Txiki Benegas, que ha ordenado una investigación inmediata.

"Si es necesario, preguntaremos uno a uno a los nuevos afiliados si quieren o no ser militantes del PSOE y cuál ha sido el proceso de su afiliación", aseguran que dijo Benegas, mientras que González repetía "¡qué barbaridad!". La ejecutiva ha encargado esta misión al ex ministro y diputado Javier Sáenz de Cosculluela (guerrista), junto al secretario de organización del PSOE de Castilla y León, también diputado nacional, Juan Ramón Lagunilla (renovador), y otra persona de la ejecutiva provincial.

Lo cierto es que la maniobra beneficia al sector guerrista si se tiene en cuenta que los promotores de la afiliación masiva lo son de ese sector y, por tanto, su fuerza se traducirá en más delegados de ese lado que del renovador, aunque los dirigentes consultados coinciden en que el conflicto es esencialmente local y obedece a peleas internas. "Una maniobra tan burda perjudica notablemente a Alfonso Guerra", señala un miembro de la ejecutiva.

Sospechas

El secretario de organización castellano-leonés, Juan Ramón Lagunilla, afirma su certeza absoluta de que "Txiki Benegas quiere llegar hasta el fondo de la cuestión y él es ajeno a lo que ha ocurrido". No obstante, otros miembros renovadores afirman que "se ha tenido que contar con la complicidad de algún o algunos funcionarios o políticos de Ferraz [calle en Madrid de la sede del PSOE], porque si no es imposible que se haya dado el visto bueno a las afiliaciones masivas que han llegado sin dirección y sin ningún dato a excepción del nombre y del DNI".El asunto empezó este otoño ante el súbito incremento de militantes en pequeñas agrupaciones leonesas. Claro que la sospecha se tomó muy en serio cuando la ejecutiva de esa región, adscrita al sector renovador, se percató de que el incremento se producía en lugares controlados por los guerristas y que ello pesaría en la elección de delegados para el congreso federal de marzo.

El incremento se observó entre octubre y noviembre. A 15 de junio, la localidad de Alija del Infantado registraba 26 militantes del PSOE. El 15 de octubre tenía 195. En Brañuelas, en la primera fecha se contabilizaban 13 afiliados; en noviembre han subido a 244. Otro tanto ha pasado en Matallana y Laguna de Negrillos.

La ejecutiva regional seguía agazapada observando atónita el furor con el que ciudadanos de León se aprestaban en bloque a afiliarse a su partido.

El 16 de noviembre pasado detectan unas 500 altas "irregulares". La mayoría de los nuevos militantes no tienen dirección y en un simple sondeo por la zona los que sí son militantes señalan que no conocen la ristra de nombres de sus nuevos compañeros.

Chirigota con la carta

En los últimos días de noviembre continúan las afiliaciones concentradas en otras dos agrupaciones: la Maragatería Baja y Villamejil-Cepeda; en total, el asunto termina con unas 1.100 altas que se consideran "sospechosas". "Está claro que han cogido a toda esta gente y les han dado de alta en seis agrupaciones, aunque la mayoría viven a muchos kilómetros".Según narran dirigentes de esa región, el modo de captación ha sido el siguiente: el secretario general de la Unión de Campesinos Leoneses, Gerardo García Machado, se dirigió por carta a muchos de sus afiliados para que estamparan su firma y enviaran fotocopia del DNI, para fines relacionados con el sindicato, así como los de miembros de sus familias mayores de edad.

Estos datos han sido utilizados para darles de alta en el PSOE. Muchos han recibido la automática misiva de bienvenida de González; no todos, porque muchos no llevaban dirección. Lo cierto es que en la zona se lo han tomado a chirigota y han enseñado por todo el pueblo la carta de González en la que les llama "querido compañero". Los casos de más rechifla han sido aquellos receptores cuya afinidad ideológica con el PP es de todos conocida e incluso algunos son interventores electorales del mismo aunque sean militantes de la UCL.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS