Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nissan exige a la Administración ayudas de 5.000 millones para mantener la fábrica de Ávila

Un día después del acuerdo entre empresa, sindicatos y Administración en Seat, Nissan Motor Ibérica exigió ayer ayudas por valor de 5.000 millones de pesetas a los Gobiernos autónomos de Castilla y León y de Madrid para garantizar la producción en la factoría de camiones de Ávila y la de sus correspondientes motores en Madrid, según manifestó el presidente de la compañía, Juan Echevarría. La empresa, filial de la japonesa Nissan Motor Company, que ya ha anunciado unas pérdidas de 40.000 millones para este año, tiene previsto reducir 1.500 empleos en dos años.

Nissan pretende utilizar los 5.000 millones procedentes de las administraciones autonómicas para adaptar su planta de camiones de Ávila y la de motores de Madrid a la nueva normativa comunitaria, que deberá aplicarse antes de 1996. Esta legislación obligará a fabricar motores menos contaminantes. El presidente de Nissan España se mostró crítico con las administraciones mencionadas, a las que acusó veladamente de no recibirle para discutir el problema.Echevarría subrayó, en cambio, la buena voluntad de la Generalitat de Cataluña, que ha decidido aportar 1.000 millones de pesetas para proyectos de investigación y desarrollo, y 300 millones para formación de personal.

El máximo directivo español de Nissan advirtió respecto a las dificultades que atraviesa la factoría de Ávila, que ocupa a 725 personas: "Si no obtenemos ayudas en un plazo de dos años, se pueden dejar de fabricar camiones si no se consiguen las inversiones necesarias, ya que la matriz japonesa no tiene capacidad para su absorción". Nissan no fabrica camiones en ninguna otra factoría del mundo.

El ministro de Industria, Juan Manuel Eguiagaray, aseguró en octubre que la filial española no cerraría ninguna planta en España.

NIssan Motor Ibérica también prevé duras medidas para reducir su plantilla, que asciende a 7.000 trabajadores. El plan de viabilidad presentado por la compañía a los sindicatos plantea una reducción de 1.520 puestos de trabajo, según CC OO, de los que 600 rescindirán sus contratos, otros 600 se acogerán a jubilaciones anticipadas y a 329 se les aplicará una regulación temporal de empleo.

Zona Franca

De estas bajas, la mayoría se producirán en la factoría de la Zona Franca de Barcelona. La empresa también prevé la congelación de los salarios en los dos próximos años.

En conferencia de prensa, Echevarría ratificó que estudian dividir la firma automovilística española en siete sociedades y agregó que este cambio estructural forma parte del plan elaborado para reducir pérdidas. El presidente señaló que esta medida permitirá distinguir las actividades rentables de las que no lo son, al tiempo que no descartó que se pudiera producir la venta de alguna de ellas. Nissan tiene factorías en Pamplona, Ávila, Zona Franca y Montcada i Reixach, en Barcelona.

Echevarría anunció que tras la OPA que ha presentado la compañía, con un coste de 10.000 millones de pesetas, se realizará una nueva OPA, en este caso de exclusión. El presidente de Nissan Motor Ibérica justificó la medida porque la empresa deberá reducir su capital y ampliarlo de nuevo, ya que prevé tener pérdidas hasta 1995.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1993

Más información

  • Echevarría afirma que segregar las empresas permitirá conocer el origen de las pérdidas