Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruyff y Floro vieron un partido diferente

Johan Cruyff y Benito Floro llevaron de alguna forma a la sala de prensa la rivalidad que existió sobre el terreno de juego. Donde el técnico madridista vio "un arbitraje español fuerte y correcto", el azulgrana observó "dos entradas de asesinato de Lasa" y un arbitraje que podrá ser visto en toda Europa y que será "un problema para el propio Díaz Vega". Aún más. El entrenador holandés, después de haber observado las jugadas en un vídeo, podía afirmar que "existieron cuatro penaltis".

Floro fue muy escueto y se limitó a monologar, sin aceptar preguntas, debido a las prisas de la expedición madridista para emprender el viaje de regreso. "Ha sido un resultado meritorio para nuestro trabajo. El Barcelona ha merecido ganar el partido por ocasiones. Nuestro juego ofensivo ha sido bueno, pero hemos fallado un poco en defensa. El Barcelona ha estado bien en ataque y ha sabido aprovechar nuestros errores, pero no ha tenido suerte. El ambiente ha sido fenomenal".

Cruyff dijo que estaba satisfecho del juego de su equipo. "En los primeros minutos hemos tenido dos buenas ocasiones que, unidas a dos fueras de juego que nos han señalado, eran cuatro. Si analizas los 10 primeros minutos -con dos fueras de juego mal señalados y dos entradas de Lasa sin castigar- ya ves cómo va a ir el partido". Habló el técnico holandés sobre las consecuencias del partido para la Liga: "No creo que les valga para aumentar la moral porque se han salvado de un baño, de encajar cuatro o cinco goles". Y respecto a que una vez más, el Barcelona no supo imponerse al Madrid, recordó épocas anteriores: "Normalmente el Barcelona se justificaba ganando al Madrid. Cuando tienes pocas opciones en la Liga, una vez más es así".

Partido correcto

José María Stampa Casas, directivo del Real Madrid que estuvo en el palco del Camp Nou, indicó: "El partido ha sido correcto. Hemos conseguido el objetivo". Ramón Mendoza, presidente del Madrid, que presenció el partido en su domicilio, declaró: "La vuelta al ruedo no es provocación, sino valentía. En. cuatro anos hemos dado ya dos vueltas en Barcelona. La otra vez pasó lo mismo. A mí me mancharon la espalda de saliva. Es muy triste tener que citar el nombre de otro equipo para celebrar los éxitos propios", concluyó en referencia a los gritos de Tenerife que profirió el público azulgrana.El presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, dijo: "Si había un ganador claro, era el Barcelona. Si hubiéramos quedado 4-1, habría sido normal". En referencia a una posible oposición por parte de la Federación Española de Fútbol (FEF) a la reforma del Camp Nou manifestó: "He comido con Ángel María Villar [presidente de la FEF]. No creo que se oponga al proyecto. Sería una barbaridad. Tal vez pueda suceder que haya que cambiar la normativa para que se permitan campos sin vallas o foso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1993