Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraile y Cortina exculpan a Goyanes de la compra de un alijo de cocaína

Los empresarios Alfredo Fraile y Alfonso Cortina declararon ayer, en el juicio de la Operación Nécora, que estuvieron en Ibiza con el miembro de la jet set Carlos Goyanes en las fechas en que éste supuestamente mantuvo una reunión en una discoteca de Valencia para acordar la compra de una partida de cocaína. El fiscal, Javier Zaragoza, solicita para Goyanes una pena de ocho años de prisión, al estimar que "entre los meses de julio y agosto de 1988 acordó comprar al también acusado José Manuel Padín Gestoso 10 kilos de cocaína".Durante la vigésimo octava sesión del juicio que se celebra en un pabellón de Casa de Campo de Madrid comparecieron como testigos Alfonso Cortina Alcocer (hermano del financiero Alberto Cortina), Alfredo Fraile y Ana Cotoner, quienes aseguraron que entre julio y agosto de 1988 estuvieron con sus respectivos cónyuges en Ibiza y posteriormente en Marbella (Málaga) con Goyanes y su esposa, la aristócrata Cary Lapique.

En la supuesta reunión, celebrada en la discoteca El Molino Rojo, de Valencia, estuvieron Goyanes, Padín y el arrepentido Ricardo Portabales, según éste, que es uno de los principales testigos de cargo. Al término de los interrogatorios, Carlos Goyanes declaró a los periodistas que Portabales le confunde con un tal Carlos Gollanes que trabajó como transportista para el capo gallego Laureano Oubiña.

Goyanes comentó que el 99% de su procesamiento se debe a Portabales, "que ha montado toda esta historia al oír el nombre de Goyanes, mientras que el juez [Baltasar Garzón] no ha llamado ni siquiera a declarar a otra personas con acusaciones más graves".

Los amigos de Goyanes declararon ayer en el juicio que éste se dedica a la compraventa de inmuebles a través de la Agencia A, en la que tienen participación económica todos ellos.

El anterior dueño de El Molino Rojo manifestó que ni Goyanes ni Padín estuvieron en su local durante el verano de 1988 y agregó que este asunto le ha causado un gran "perjuicio moral y económico".

El capitán que trasladó el barco Carcar II desde Marbella a Ibiza recordó que se lo entregó a Goyanes el 29 de julio de 1988 y que éste estuvo en Ibiza hasta el 17 de agosto, fecha en que partieron hacia Marbella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 1993