Mejora la salud del guepardo del zoo abandonado por su madre

Tail, el guepardo mas apreciado por los cuidadores del zoo madrileño, ha luchado contra la muerte casi desde su nacimiento. Los veterinarios casi le han llegado a desahuciar en algún momento de su existencia.Sus cuidadores le encontraron en la mañana del pasado 26 de julio tumbado e incapaz de levantarse. En un primer examen, los veterinarios diagnosticaron una respiración acelerada. No era ésta la primera preocupación que daba Tail a sus cuidadores.

Nacido el 6 de junio de 1992, su madre le rechazó, y hubo que trasladarle a la enfermería para alimentarle artificialmente. Así permaneció durante más de dos meses.

Después sufrió una infección vírica -vómitos, diarrea...que obligó a llevarle a la UCI del zoo. Logró sobrevivir. Pero tres semanas después, como consecuencia de la descalcificación causada por su anterior dolencia y del cambio de régimen alimentario -del biberón a la carne-, Tail sufrió un ataque de raquitismo que afectó a su movilidad. También se recuperó. El nuevo y último susto se lo llevaron sus cuidadores el 26 de julio. Tras muchos cuidados y esmeros, hace varias semanas logró erguirse y volver a caminar. Su ronroneo ahora es de satisfacción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de diciembre de 1993.