Joyas con 'glamour quinqui'

El cantante Paco Clavel expone su colección de diseños y accesorios

Sin las celosas medidas de seguridad que una exposición de joyas requiere, los objetos de valor de Paco Clavel se pueden ver y tocar en la galería Sen hasta el próximo día 11, gracias a la exposición Glamour quinqui.Este artista, cuya música ha evolucionado del cutre-lux al guarrypop, consigue el malabarista ejercicio económico de comer y vestirse con el mismo sobre de sopa. Con la lata de atún se apaña un brazalete, y con la spontex rosa del fregadero, exprimida y hábilmente encajada en un bruñido servilletero, se monta una diadema principesca de lo más ostentosa.

El cantante define su estilosa indumentaria, a base de plásticos, latón y bisutería barata, como "grunge hispánico con proyección internacional", y descifra su filosofía: "Elevar la basura al glamour para que, como el ying y el yang, conformen un solo cuerpo".

De las piezas que se exponen en Sen, "cada una tiene un punto". Todas las diseña Clavel, con mucho humor y una imaginación desbordante que succiona hasta la última utilidad del objeto más anodino que se pueda encontrar en un híper.

Pensando siempre en el ahorro, Paco Clavel ha utilizado en sus actuaciones modelos de sombrero como la pieza denominada Quien calcula, compra en Sepu, un original casco de fieltro con incrustaciones de máquinas calculadoras de bolsillo. O la práctica chaqueta Viva el rollo, sobre la que prenden rollos de papel higiénico, "muy útiles para secarse el sudor, o las lágrimas de emoción durante las actuaciones", revela como un gran secreto de artista.

Anillo-encendedor

Las joyas tampoco renuncian a su utilidad por ser originales, como el económico anillo-encendedor Bic-mini, con un relieve dorado de la Virgen del Pilar. O el anillo que engarza un enchufe ladrón de plástico, "para absorber la energía positiva".A juicio del autor, su exposición, "de pega", "no tiene nada que envidiar a las de verdad, a esas colecciones estupendas que se traen desde Nueva York".

El artista lucía en la inauguración de la muestra, el pasado jueves, una de sus joyas más apreciadas, su famoso broche-estropajo de níquel, aplicado sobre la hebilla del cinturón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de diciembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50