Wolf Biermann quiere volver a su casa

El cantautor alemán reclama el piso berlinés del que fue expulsado por los comunistas

Wolf Biermann, poeta, cantautor y una de las figuras clave del mundo intelectual alemán, el que fuera el disidente por excelencia de la antigua Alemania comunista, sigue creando problemas a las autoridades -sean del signo que sean- y ahora está dispuesto a recuperar el apartamento en el que vivió en Berlín Oriental entre 1957 y 1976, y que debió abandonar cuando fue expulsado ignominiosamente a instancias de Erich Mielke, el jefe de la Stasi, la policía política del régimen. La historia tiene un nombre famoso en Alemania: Chausseestrasse, 13 1, la dirección del citado apartamento y el título de uno de sus discos más famosos, grabado precisamente allí.Biermann nació en Hamburgo en 1936, hijo de un comunista muerto en un campo de concentración nazi. En 1957 optó voluntariamente, como su maestro Bertold Brecht, por trasladarse a la Alemania comunista. Además de su valor propagandístico, su pedigrí y su valía le permitieron trabajar en el Berliner Ensemble y estudiar filosofía y matemáticas. Pero su romance con los comunistas duró poco. En 1963 fue expulsado del Partido Socialista Unificado (SED) y en 1965 se le prohibió actuar y viajar al extranjero, y publicar su Obra en la RDA. Finalmente, en 1976, "por negligencia masiva de sus deberes de ciudadano", le fue retirada la nacionalidad y fue expulsado del paraíso comunista.. Con la patria, Biermann perdió también el piso de cuatro habitaciones de la Chausseestrasse, 131, en el centro de Berlín, el lugar en el que, en sus palabras, "se había escrito la historia del underground de la RDA". Allí se grabaron discos clandestinos y se realizaron encuentros, hoy legendarios, entre disidentes. Pero hace unas semanas el poeta hizo público su deseo de volver a instalarse en este lugar, del cual aún posee un contrato de alquiler válido. El problema es que ahora el apartamento está ocupado por Roman-Hanno Harnisch, nada menos que, el portavoz del PDS, él partido heredero del SED.La empresa propietaria del apartamento, una cooperativa originada en el régimen anterior y supuestamente controlada por miembros del PDS, ha rechazado la solicitud de Biermann. Sin embargo, como para compensar, la inmobiliaria le propuso crear allí un Museo Wolf Biermann, para que sea "un lugar de encuentro entre los ex Stasi y sus víctimas, para que les pidan perdón". Lo que parece encajar con la realidad ya que, según Biermann, la Stasi se instaló en el apartamento para poder observar mejor a la representación diplomática de Bonn, justo enfrente.Uwe Lehmann Brauns, el abogado de Biermann y portavoz de cultura de los democristianos (CDU) berlineses, ha comentado que "los miles de personas que tuvieron que abandonar sus casas contra su voluntad no comprenderán a estos funcionarios chistosos", añadiendo que la citada inmobiliaria le ha enviado una carta con la fecha en que expira el contrato del inquilino actual, pero no aclara por qué es un alto cargo del PDS. Para "fomentar la memoria", un puñado de antiguos disidentes de la RDA se manifestaron frente al Senado berlinés mostrando el texto de la ADN, la antigua agencia oficial de la RDA, anunciando la expatriación de Biermann.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de noviembre de 1993.

Se adhiere a los criterios de