Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

130 agresiones en un año

CHARO NOGUEIRA, La policía se confiesa preocupada, aunque no alarmada, por el florecimiento de bandas urbanas violentas: en lo que va de año han causado 132 agresiones. La Delegación del Gobierno pidió un informe sobre ello a la Jefatura Superior de Policía. En este texto, elaborado en marzo y actualizado ahora, se señala la extrema juventud de estos activistas. El fútbol y las aficiones musicales son algunos factores de unión... o de pelea por rivalidad.

El informe clasifica nueve grupos: "Cabezas rapadas (skin heads), Ultrasur [aficionados violentos del club de fútbol Rea Madrid], Frente Atlético [lo mismo, pero del Atlético de Madrid], punkis, rockers, heavies moods [estos cuatro, según aficiones musicales], pijos [niño bien] y ácratas". Los agente añaden después unos puntos sus pensivos.

Se calcula en unos 800 el número de integrantes de estas bandas. En el último año, los agentes han detenido a más de un centenar. Seis de cada 10 capturados tenían entre 13 y 20 años, pero casi la mitad de este contingente era menor de edad (18 años).

Amantes de las bufandas

La mayoría de ellos tienen debilidad por las bufandas, prendas que les permiten enmascararse, y una estructura jerárquica, aunque con jefes cambiantes. "La mayoría son gente controlada", se ufana la policía. Sin embargo, reconoce que es difícil que estos activistas den con sus huesos en prisión, ya que las palizas suelen ser faltas y no delitos. Habitualmente, las detenciones se practican poco después de las agresiones.

Las armas más empleadas por estos grupos violentos son puños americanos (artilugios con pinchos en los nudillos), bates de béisbol, cadenas y navajas de todo tipo: automáticas, manuales o las llamadas mariposas, que se abren con un rápido movimiento de muñeca. Las bandas urbanas actúan en grupo. O bien se pelean entre rivales o eligen a una víctima solitaria. Según la policía, los inmigrantes ya no son el objetivo prioritario.

A juicio de los expertos, el asesinato de la dominicana Lucrecia Pérez (en Aravaca, el 13 de noviembre del año pasado) fue "un hecho clave". A partir de entonces se notó un recrudecimiento de las acciones violentas de las bandas (70 agresiones entre enero y marzo pasados). Descendieron en el segundo trimestre (27) y en los meses de verano (18), pero han aumentado fuertemente en octubre (17).

La policía cree que estos grupos tienen mucho de mimetismo por ejemplo, con el gamberrismo futbolístico inglés. "Hay alarma social por el fenómeno", reconoce un portavoz policial, pero insiste en enmarcar el problema "De todas formas, hay mucha más peleas por problemas vecinales o de tráfico".

No todos los cabezas rapadas son de extrema derecha. En el universo de los skin caben otras ideologías. Por ejemplo, están los sharp, que son skin antirracistas. También existen los red skin, es decir, los rapados comunistas, que "son punkis, pero rapados", según aclara un skin facha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993