Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El San Paolo de Torino se replantea la compra del Catalá de Crédit a Banesto

El Instituto Bancario San Paolo de Torino ha decidido replantearse la compra a Banesto del Banc Catalá de Crédit, operación realizada en 1991, según han asegurado fuentes próximas al grupo italiano. Esta decisión paraliza asimismo la fusión entre el Catalá de Crédit y el Banco de Ibiza. Este último banco, que también posee el 50% del Catalá, está controlado por la familla del comisario europeo Abel Matutes, pero el San Paolo posee el 40% del capital.

La junta ordinaria del Ibiza, celebrada en junio pasado, ya había dado luz verde a la fusión ahora desestimada. Los portavoces oficiales de Banesto rechazaron, por su parte, efectuar ningún comentario sobre este asunto.Tanto la reconsideración de las condiciones de la venta como la paralización de la fusión se interpretan en círculos financieros como síntomas de que el San Paolo está redefiniendo el conjunto de su política en España. Fuentes del grupo italiano han rechazado en cualquier caso que este replanteamiento implique un abandono de sus posiciones en el sector financiero español.

La nueva actitud del San Paolo, primer grupo financiero italiano, es la respuesta a la mala situación financiera y de morosidad en que se ha encontrado al Catalá de Credit, agregan las mismas fuentes.

Banesto creó el Catalá de Crédit en 1986 con la fusión de las redes de oficinas de los antiguos bancos Garriga Nogués y Cadesbank y asumió una red de 103 oficinas y casi 800 empleados.

Durante 1991, que aún fue año de gestión de Banesto, la entidad no registró beneficios, al igual que en 1992, entonces ya con los italianos en el puesto de mando. Durante ese último ejercicio, sin embargo, se dispararon las provisiones por créditos incobrables y morosos.

El capital del Catalá de Crédit, 10.500 millones de pesetas, se repartió en el momento de la compra a partes iguales entre el San Paolo y el Banco de Ibiza. El precio en el que finalmente se fijó el valor del banco catalán fue de unos 13.000 millones de pesetas, aunque para que Banesto no registrara pérdidas contables en la operación de venta, se le asignó un valor en los libros de 21.000 millones.

Al mismo tiempo, el Banesto, presidido por Mario Conde, recompró créditos al Catalá de Crédit por una cifra superior a 5.000 millones, con lo que se alcanzaba el precio de venta real mencionado más arriba. El grupo italiano acordó asimismo realizar el pago de la operación en varios plazos, alguno de los cuales podría no haber vencido todavía.

Banco de Ibiza

La otra inversión española del grupo San Paolo, el Banco de Ibiza, que posee 46 oficinas, mayoritariamente en las islas Baleares, tampoco atraviesa momentos de esplendor. Durante el primer semestre de este año ha perdido 521 millones. El Banco de España recomendó durante el año pasado una auditoría especial en la que, a modo de conclusión, se advertía sobre los peligros que entrañaba para el futuro de la entidad insular la alta concentración de riesgos en el sector turístico. Asimismo, durante los últimos meses, el banco ha visto incrementarse sustancialmente sus provisiones para insolvencias, acorde con la situación de crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 1993

Más información

  • La entidad paraliza la fusión entre el banco catalán y el Ibiza