Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tenderos de Aranjuez cierran un 'super' que abre los domingos

Los pequeños y medianos comerciantes de Aranjuez (36.635 habitantes) consiguieron en la mañana de ayer que se cerrara el supermercado que la cadena de alimentación Día tiene en esta localidad, donde vienen concentrándose desde hace semanas para exigir que se cumpla el derecho al descanso dominical.El cierre se produjo a las 12.40 horas, cuando la casi totalidad de los manifestantes -unos 150- hicieron uso de su derecho a entrar a comprar.

La concentración, convocada por la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) y secundada por los sindicatos UGT y CC OO, se inició a las once de la mañana. Los ánimos estaban bastante encrespados por la falta de un acuerdo con los responsables de Día. El ofrecimiento de la empresa de cerrar los domingos de noviembre y abrir los de diciembre fue rechazado por los comerciantes. Y Día está dispuesto a continuar abriendo todos los domingos.

Medias a 10.000 pesetas

Con billetes de 5.000 y 10.000 pesetas cada uno, los manifestantes querían pagar productos tales como chicles y medias. La falta de cambio fue el motivo oficial del cierre, aunque no pesó menos la tensión creada y el colapso causado por la acumulación de gente en el establecimiento.

Este tipo de compras es perfectamente legal, por lo que ni el Cuerpo Nacional de Policía ni los vigilantes jurados del interior del supermercado pudieron negarse a dejarles entrar.

La mayoría de los manifestantes coincidieron en señalar que no son sólo las pérdidas económicas lo que les preocupa, sino el que no se respete un derecho, el de descansar los domingos. Los comerciantes consideran a estas grandes cadenas como oportunistas que van a terminar por arruinar a los pequeños empresarios nacionales en una lucha que ellos consideran injusta y desigual.

"Si hay que abrir los domingos", comentaba ayer un comerciante durante la concentración, "el comercio de Aranjuez no tiene inconveniente en hacerlo, pero también queremos que abra la Administración, los bancos o el Ayuntamiento, porque todos somos consumidores". "Están fuera de la ley", dice otro, "porque la ley considera que no se puede abrir este día si no aumentan un tercio el personal, y eso no lo han hecho".

Bajo una intensa lluvia que cayó toda la mañana, los manifestantes resistieron con humor haciendo una chocolatada con churros en plena calle.

Esta semana hay previstas más reuniones para preparar otras protestas. Los comerciantes ribereños han recibido telegramas y llamadas de teléfono de distintos organismos del sector de toda la región, solidarizándose con ellos. Ninguno de los responsables del supermercado hizo ayer declaración alguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993