Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

37 millones de norteamericanos son pobres oficiales, según el último censo

Dos millones más engrosaron la lista en el año 1992

La bonanza económica de los años ochenta, los de la presidencia de Ronald Reagan, cuando alguna gente ganó más dinero que nunca, ha dejado una secuela que Estados Unidos está pagando ahora con un considerable aumento del número de pobres. En total, casi 37 millones de estadounidenses son oficialmente pobres. Casi dos millones más de norteamericanos han pasado a engrosar el último año la lista de esa categoría, si bien este país considera pobres a todas las familias de cuatro miembros que ingresen menos de 150.000 pesetas al mes.

En total, casi 37 millones de estadounidenses son calificados oficialmente como pobres en 1992, según el informe presentado esta semana por la Oficina Nacional del Censo. La línea de probreza en Estados Unidos está marcada en los 14.335 dólares anuales (casi dos millones de pesetas) por unidad familiar. Esa cantidad incluye prácticamente todos los ingresos de los miembros familiares, entre ellos algunas, pero no todas, ayudas del Gobierno.El 14,5% de la población norteamericana está en esa categoría, lo que supone la cifra más alta de pobres desde 1962. El número de indigentes estaba en disminución en Estados Unidos desde hacía 10 años hasta 1991. Los expertos pronostican que esa cifra, tristemente, seguirá aumentando, por lo menos un año más, como consecuencia de la crisis económica y el desempleo sufrido en los dos primeros años de esta década.

Robert Greenstein, director de un centro de estudios sobre este fenómeno, cree que la pobreza crecerá también en la medida en que se van reduciendo las subvenciones estatales y en que va aumentando el número de familias monoparentales, de un solo padre o madre.

El informe del Gobierno norteamericano confirma algunos porcentajes previsibles, pero todavía escandalosos: el 33% de los pobres son negros, el 29% son hispanos, mientras que la emigración asiática por debajo del nivel de pobreza constituye sólo el 9,6%. El 52,4% de las familias pobres están sostenidas por mujeres.

Ingresos medios variables

La Oficina del Censo estima que los ingresos medios de las familias norteamericanas es de 30.786 dólares al año, lo que supone unas 340.000 pesetas al mes. Esta cantidad varía ostensiblemente en función del color de piel de las familias.Los blancos van en cabeza con unos ingresos medios de 32.369 dólares anuales (cerca de cuatro millones y medio de pesetas); a continuación les siguen los asiáticos con ingresos de 38.153 dólares (poco más de cinco millones de pesetas); los hispanos, 22.848 (poco más de tres millones de pesetas) y, por último, los negros, 18.660 (poco más de dos millones y medio de pesetas).

Esta estadística no incluye el porcentaje que representan las familias que perciban cantidades muy inferiores a las 150.000 pesetas, pero estima que, si se incluyesen en esos ingresos los bonos de comida y las ayudas de seguridad social que se entregan a los más necesitados, el número de pobres se reduciría hasta el 10,3%.

El nuevo censo demuestra que el abismo entre los pobres y los ricos en Estados Unidos se ha ido agrandando continuamente en los últimos años. El 20% de las familias más ricas percibe el 46,9% del total de los ingresos del país. Mientras tanto, el 20% de los más pobres sólo cuenta con el 3,8% del total de los ingresos nacionales.

Los Estados más pobres son, por este orden, Misisipi, Luisiana, Virginia Occidental, Nuevo México y, aunque pueda parecer extraño a los europeos, la capital del país, Washington DC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1993