Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Álava toma la delantera al Gobierno y lanza un plan de ahorro popular

El diputado de Hacienda de la institución foral alavesa, Roberto San Ildefonso, anunció ayer la puesta en marcha del Plan de Ahorro Popular, un activo cuyos rendimientos están exentos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y que estará abierto para todos los ciudadanos de España. El plan será aprobado el próximo martes y entrará en vigor inmediatamente después. Los rendimientos se situarán en torno al 5,5%, y la imposición será de un millón de pesetas por año, con un máximo de 10 durante el periodo de vigencia del plan.El nuevo activo financiero que inaugura Álava para todo el país tiene la ventaja de ser el primero, en opinión de San Ildefonso, ya que precede al anunciado por el Gobierno central. En su opinión, la puesta en marcha del plan "no creo que vaya a generar problemas con otras haciendas". El hecho es que quien gana es la hacienda alavesa, porque se reserva el 50% de todas las imposiciones para deuda pública, que es más barata. En el País Vasco las competencias en materia de recaudación tributaria están en las Diputaciones Forales, y no en el Gobierno vasco.

El Plan de Ahorro Popular, exento de retención y tributación en el IRPF, se instrumentalizará a través de las Cuentas Forales de Ahorro Popular que estarán a disposición del público en la Caja Vital y otras entidades bancarias. La retribución del ahorro se fijará en diciembre de cada año para el ejercicio siguiente, tomando como referencia los rendimientos de las Letras del Tesoro, pero a la baja. Según el diputado de Hacienda alavés, el rendimiento se situará en tomo al 5,5%, a cargo de las entidades gestoras, que se reservan el uso del 50% restante.

El reglamento del citado plan establece que la imposición total cada año no exceda de un millón de pesetas, y no pase de 10 millones durante toda la vida del mismo. Las cantidades permanecerán inmovilizadas los cinco años siguientes a su imposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1993