Vivir con el cuerpo de otro

A la niña de cinco años Laura Davies se le han trasplantado ya siete órganos

Laura Davies tiene cinco años y en ese corto espacio de tiempo ya ha recibido en su cuerpo siete órganos ajenos. Poco antes de someterse al último trasplante múltiple en un hospital de Pittsburg (Pensilvania), Laura afirmó ante los reporteros que acudieron a su conferencia de prensa: "No tengo miedo a una segunda operación". En esta ocasión la niña británica ha recibido cinco órganos, después de que hace un año le trasplantaran el hígado y parte del intestino. Es la única forma en que puede sobrevivir, porque padece una enfermedad que le impide asimilar normalmente los alimentos y que culmina con la degeneración casi total de las vísceras de su pequeño cuerpo.Los médicos se han mostrado satisfechos con los resultados. "Estaba previsto que la operación durara 20 horas", dijo un portavoz del hospital donde se ha realizado el multitrasplante, "y tan sólo ha permanecido 10 en el quirófano. Todo ha sucedido con normalidad y rapidez", añadió el portavoz. Ahora los doctores se esfuerzan para evitar que Laura contraiga una infección posoperatoria.Laura, aunque sedada, lucha en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Infantil de Pittsburg por reincorporarse a la vida con un hígado, un estómago, páncreas, riñones e intestinos que no son los suyos. No es su primera experiencia en sufrir un trasplante, ya que el pasado año recibió en el mismo centro médico un hígado y parte de los intestinos.

Laura tuvo la mala suerte de nacer con una malformación del intestino, lo que le iba produciendo una degeneración de los demás órganos internos. La intervención del año pasado no tuvo mucho éxito debido a que los tejidos estaban ya muy degenerados. Desde entonces se ha mantenido con vida gracias a la alimentación intravenosa. "Ahora nos toca pasar la peor parte", dijeron los padres de la niña, Fran y Les Daviés. "Todo lo que podemos hacer es esperar y rezar". De momento Laura, que ha pasado la primera noche bastante tranquila, responde con un leve gesto cuando su mamá le aprieta la mano. Las primeras 72 horas después de la operación son las más críticas.

El pasado 29 de agosto la niña volvió a figurar en las listas de espera para un trasplante debido a que su intestino no funcionaba adecuadamente y un rechazo crónico estaba debilitando sus otros órganos abdominales. Los médicos esperan que con el trasplante en bloque de los cinco órganos se presente para Laura "la posibilidad de mejorar la calidad de su vida".

El caso de Laura, nacida en el seno de una familia modesta cerca de Manchester, adquirió gran notoriedad el pasado año en el Reino Unido, donde se recaudaron 640.000 dólares (unos 76 millones de pesetas) para sus operaciones. El rey Fahd, de Arabia Saudí, ha pagado la mitad de esta cantidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS