Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Toda África, a sus pies

La escocesa Ffyona Campbell recorre andando el continente desde Ciudad del Cabo hasta Tánger

Ha recorrido 26.400 kilómetros en siete años, pero Ffyona Campbell, la más famosa trotamundos del globo, no ha cumplido todavía con su objetivo. Campbell, de 26 años, quiere ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo caminando. Ayer, a punto de regresar a su tierra natal, Inglaterra, después de finalizar la travesía por tierras africanas, que la ha llevado desde Ciudad del Cabo a Tánger sobre las plantas de sus pies, esta gran aventurera habló sobre sus planes más inmediatos: la redacción de un libro sobre su última experiencia y la preparación de su próxima excursión, esta vez, caminando por Europa.No le faltará material a Campbell para rellenar páginas y páginas. Minutos después de bañarse en una playa de Tánger, donde concluyó el miércoles su travesía por África, la joven aventurera relató fragmentos de su odisea: "Mis piernas han sufrido, he llorado durante el recorrido, pero lo he conseguido", señaló jubilosa.

En Tánger, esperaban a la joven protagonista su hermana Shuna y el novio de Ffyona, el neozelandés Tom Metcalfé, a quien conoció durante su viaje. Metcalfe formaba parte del equipo de apoyo, integrado por 11 vehículos todo terreno, que viajaban a cierta distancia de ella. Y, ayer, en Devon (Inglaterra), los padres de la primera mujer en caminar distancias insólitas celebraban ya su inmediata llegada.

Campbell comenzó su histórica marcha en Ciudad del Cabo, en marzo de 1991. Tenía experiencia en las excursiones a pie desde que recorrió Inglaterra apenas cumplidos los 16 años. Posteriormente, conoció Estados Unidos en una caminata desde Nueva York a Los Ángeles. Y, en 1988, batió el récord en Australia al andar más de 5.000 kilómetros en 95 días.

"África ha sido más duro emocionalmente", dijo Campbell. Y continuó: "Los occidentales deberíamos mirar a África con envidia. Hay tantas cosas que no tenemos en el oeste...". Pero no todo fueron alegrías en su recorrido. En Zaire, la joven aventurera tuvo que ser rescatada de los disturbios políticos por soldados de la Legión Francesa. Más adelante, tuvo que cambiar su ruta debido a nuevos conflictos en el Sáhara. Y, en numerosos puntos de un viaje que ha consumido dos años y medio de su vida, Campbell soportó golpes, robos y malos tratos.

Pero, según asegura, los peores recuerdos los tiene de Marruecos. Pocos días antes de finalizar su objetivo africano, Campbell luchó contra un hombre que intentó violarla mientras dos compañeros miraban y reían. "Me habían atacado antes" confesó, "pero en el resto de África nunca fueron ataques sexuales; me asaltaron por dinero o a consecuencia de su propia frustración o miedo. El ataque sexual fue diferente".

"No echaré Marruecos en falta", contó a los medios de información, minutos antes de abrazar a sus familiares y amigos íntimos. "Ha sido la experiencia más humillante de mi vida".

Cientos de felicitaciones, incluido un mensaje del primer ministro británico, John Major, esperaban ayer a Campbell. Porque, como ella misma insistió, lo importante es que ha conseguido realizar su sueño. "Ha merecido la pena", aseguró en Tánger.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 1993