Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policia secreta controlaba el deporte en la RDA

Documentos hechos públicos por las autoridades alemanas revelan que el dopaje masivo de los atletas de la ex República Democrática Alemana estaba directamente controlado por la policía secreta (Stasi), y utilizado claramente como arma de lucha ideológica contra Occidente. El dopaje de los atletas de los países ex comunistas no supone novedad alguna, pero los nuevos documentos, descubiertos por la Oficina Federal en los inmensos archivos de la Stasi en Berlín, aportan al fenómeno una amplitud hasta ahora desconocida. Los documentos revelan que la Stasi dirigía el deporte del país de manera absoluta, y el dopaje era el arma definitiva.

"El objetivo es asegurar al deporte de competición de la RDA una posición de privilegio para demostrar la superioridad de la sociedad socialista sobre la capitalista, y todo ello gracias al empleo de sustancias dopantes", llega a decir una circular de la Stasi.La documentación revela que la policía secreta empezó a hacerse cargo del sistema deportivo en 1971, un año antes de los Juegos Olímpicos de Múnich. "La Stasi sabía absolutamente todo lo que pasaba en el deporte de la RDA, controlaba de manera específica todos los programas de dopaje y garantizaba que estas prácticas permanecieran en secreto", ha dicho el vicepresidente de la oficina de archivos de la Stasi, Hans-Joerg Geiger.

Los productos anabolizantes se elaboraban y probaban en el Instituto de Investigación sobre la cultura física y el deporte (FKS) de Leipzig, pero cuya dirección estaba dominada por la policía política.

Las sustancias se fabricaban en serie por el conglomerado farmaceútico Jenapharm de Jena, para ser después enviados al FKS, que distribuía los anabolizantes a los atletas y controlaba su uso a través de programas estrictos y obligatorios. A los atletas se les controlaba previamente y si iban a dar positivos en la competición se lesionaban. La Stasi se encargaba también de que nadie se fuesé de la lengua.

Los viajes al extranjero de los atletas eran supervisados hasta en el más mínimo detalle por la policía secreta. Toda el entrama do deportivo estaba controlado. "Hay que reclutar gente en los clubes, las escuelas deportivas, los centros de entrenamiento, los hospitales, en los círculos cerca nos a los atletas, y por último en tre los deportistas" dice otra circular de la Stasi.

En los Juegos de Invierno de 1980, en Lake Placid (EE UU) ' eran confidentes de la policía, 35 de los 176 atletas presentes, 10 de los 60 directivos, 16 de los 70 oficiales y 9 de los 45 periodistas. Además, la RDA espiaba los centros deportivos de la República Federal de Alemania.

Desde hace tres años, las revelaciones relacionadas con el dopaje en la ex RDA han hecho mella en el deporte alemán. Alemania quiere ser un ejemplo en este sentido, y ha puesto en funcionamiento los controles antidopaje más estrictos del mundo.

En los tiempos de apogeo de la RDA el único error del sistema de dopaje se cometió con la campeona de lanzamiento de peso de Ilona Slupianek, a la que se permitió participar en una competición de élite cuando no estaba limpia de dopaje y fue descubierta y sancionada por la Federación Internacional. Ella sigue asegurando que sólo tomaba en su etapa de atleta en activo lo que le daban los médicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1993

Más información

  • Las autoridades publican los documentos