Los armenios del Alto Karabaj 'barren' a los azerbaiyanos

Las fuerzas armenias de la autoproclamada República del Alto Karabaj tomaron el miércoles por la noche la ciudad de Cabray1, en el suroeste de Azerbaiyán, y seguían avanzando ayer hacia Hodariz, en la frontera con Irán. Si los rebeldes karabajíes entran en esta última localidad, dejarán bloqueados a los azerbaiyanos de los distritos sureños de Zangilán y Qubadlí.El Ministerio de Defensa azerbaiyano informó ayer de esta nueva y desastrosa derrota, basándose en las noticias del Estado Mayor de Füzulí (al este del Alto Karabaj), que se encuentra sitiada. Según las últimas informaciones, los armenios karabajíes ya controlan incluso ciertos barrios de Füzulí.

La nueva humillación azerbaiyana se produce horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU exigiera "la inmediata, total e incondicional retirada de las fuerzas de ocupación armenias desde el territorio azerba1yano". Armenia insiste, a pesar de las acusaciones de Azerbalyán, en que no es su Ejército el que combate, sino el de la autoproclamada República del Alto Karabaj.

Aunque las autoridades de Yereván apoyan a sus connacionales del Alto Karabaj, por el momento se han negado a reconocer a esta república y a pronunciarse por su total independencia de Azerbaiyán, país al que formalmente pertenece la región en disputa.

La guerra por el control del enclave ya dura más de cinco años, se ha cobrado miles de vidas y ha condenado al exilio a centenares de miles de personas. Sólo en los últimos avances armenios, ya fuera de las fronteras del Alto Karabaj, más de 600.000 personas se han convertido en refugiados.

Las derrotas azerbaiyanas en el enclave han hecho caer a los dos últimos presidentes: Ayaz Mutalíbov y Abulfaz Elchibéi. El nuevo régimen, que tomó el poder en junio, ha prometido recuperar los territorios perdidos. No sólo está lejos de cumplir con esta promesa, sino que los combates se han desplazado a territorio estrictamente azerbaiyano

Además, el actual Gobierno debe enfrentarse ahora a la amenaza de secesión por parte de los talishes, pueblo iraní que vive en el sureste de Azerbaiyán. Aliakram Guminátov ha proclamado allí la República Talish-Mugán con capital en Lankarán. Esta ciudad era el centro del janato Talish, que pasó a formar parte del Imperio Ruso en 1813, independientemente de Azerbaiyán.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, el Gobierno iraní ha roto con su anterior neutralidad y proclama ahora su solidaridad con Azerbalyán. El ministro iraní de Exteriores, Ali Akbar Velayati visitó Bakú los martes y miércoles pasados y, además de condenar "la nueva agresión armenia", advirtió que su país "no aceptará de ningún modo un cambio de fronteras en la región".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS