Grupos pro-ETA replican a la campaña del lazo azul exigiendo a Iglesias "que pague"

Un lazo verde y una pegatina en la que se lee "Julio, ordaiundu!" (en castellano, "¡Julio paga!") es la respuesta que los simpatizantes de ETA han sacado a la calle en el País Vasco para intentar contrarrestar el lazo azul de rechazo al secuestro del inge niero Julio Iglesias Zamora que miles de ciudadanos vascos llevan prendido. Este símbolo, lanzado por las asociaciones pacifistas, ha crispado los ánimos de los sectores extremistas hasta llegar a enfrentarse en la parte vieja de San Sebastián a ciudadanos que lo llevan.

Las provocaciones a los portadores del lazo azul han sido denunciadas por el teniente de alcalde de San Sebastián, Gregorio Ordófiez, del Partido Popular, que ha calificado de "nazis" a sus autores. El teniente de alcalde cree que a los que apoyan a la organización terrorista "les revienta que la mayoría de los donostiarras estén a favor de la libertad y contra ETA".En la entrada al Ayuntamiento se ha colocado una mesa con lazos azules que eran recogidos por ciudadanos que acudieron expresamente para ello, según declaró una funcionaria municipal, quien aseguro que en hora y media se acabó la primera remesa entregada por los trabajadores de Ikusi", la empresa de la que es directivo Iglesias Zamora.

Los responsables municipales esperan repartir en la ciudad esta semana festiva 'los 25.000 lazos solicitados al grupo de empleados que los prepara en la empresa Ikusi. Iglesias Zamora lleva en poder de ETA 38 días. La actitud de protesta de sus compañeros de trabajo ha ido movilizando día a día a un mayor número de ciudadanos vascos, que no ocultan su repulsa al secuestro.

El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, ha ordenado retirar pintadas recientes en favor de ETÁ, realizadas cerca del lugar en el que Herri Batasuna, Gestoras Pro Amnistía y grupos próximos habían colocado unas casetas ilegales durante las fiestas de la Semana Grande.

A prisión

Las personas que se encontraban en las txoznas (chiringuitos) llevaban ayer las pegatinas en las que se pide al secuestrado que page por su libertad. En muchas calles del País Vasco han aparecido carteles sin firma con el rostro del consejero de Interior, Juan María Atutxa, a través de la mira de un arma y con el texto: "Zipayo. Los días que te quedan son una cuenta atrás"El juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren decretó ayer, por otra parte, la prisión incondicional de los cuatro integrantes de la red de extorsión de ETA desarticulada por la Ertzantza detenidos en el País Vasco. Bueren les acusó de delitos de pertenencia a banda armada y amenazas. Uno de los detenidos, Luis Etxeberría, alegó que no se reconoce en los vídeos filmados por la policía autonómica vasca, informa Julio Martínez Lázaro.

Etxeberría alegó malos tratos durante su detención y se desdijo de sus declaraciones ante la policía autonómica, en las que había reconocido su pertenencia a ETA. El otro presunto etarra que tenía que declarar ayer, Iñaki Arietaleanizbeaskoa, se negó a hacerlo. También se encuentran en prisión incondicional José Ramón Aretxaga y Javier Lazkano. Este último reconoció pertenecer a ETA y los hechos de los que está acusado. Durante toda la mañana de ayer la policía impidió el acceso de informadores a la Audiencia Nacional, "por orden del jefe", según el agente que se encontraba a la entrada.

Por otra parte, el juez francés Michel Ajasse dictó ayer autos de prisión contra los dos presuntos etarras detenidos el viernes en Francia, Carlos Almorza Arneta Pedrito de Andoain y José María Dorronsoro Malxetxebarria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de agosto de 1993.

Lo más visto en...

Top 50