FÚTBOL FINAL DE LA COPA DEL REY

La calidad le pudo a la presión

El resulta respondió al pronóstico. Ganó el equipo que Por tradición y calidad partía como favorito mientras el aspirante corroboraba su condición de grupo difícil de doblegar por su densidad, capacidad de trabajo y aplicación a un método plausible.La calidad del Madrid tuvo rostro Fue el de Butragueño El Buitre marcó el primer gol -supo buscar las espaldas de los zagueros tras un cambio de orientación de Villarroya- y sirvió el segundo con un pase propio de un mago. Dos acciones que justifican cualquier posible anonimato durante e resto del choque. Participó en las dos acciones que decidieron la final. Resultó el facto desequilibrante. Jugó, eso sí con una cierta ventaja. Nunca se supo quién tenía que cuida de su vuelo. Quizá jugara demasiado libre.

Más información
"Este es el triunfo de Floro"'

Fue una concesión (o quizá una virtud de Butragueño) extraña en un equipo cuajado como el Zaragoza. La presión que ejerció el cuadro de Víctor Fernández, con Moisés como punta de lanza y los cuatro centrocampistas en la línea de medios, fue tan generosa como sincronizada. La agresividad de García Sanjuán fue el pilar donde los medios aragoneses edificaron su afixia sobre un Madrid que no encontraba un hueco por donde respirar

El colectivo de Floro no encontró nunca una salida buena al balón desde atrás. No se trata de una presión presidida por el achique de espacios adelantamiento de la defensa sino por la disposición y actitud de los centrocampistas y el apoyo de uno de los dos delanteros.

El trabajo del Zaragoza en la medular le dio muchas alternativas a la contienda permitió al equipo de Fernández forzar las suficientes oportunidades de gol como para n quedarse a cero. El marcado fue quizá injusto con el Zaragoza sin que ello signifique que mereciera la victoria. pecado del aspirante, como tal, fue no saber aprovecha precisamente sus ocasiones oacciones puntuales. Esa es la diferencia entre el campeón el subcampeón.

El Zaragoza pareció, más, más entero y fue más rápido que el Madrid. La agresividad y la garra estuvo bando de los perdedores. Madrid, mientras, acusó seguramente el esfuerzo físico psíquico del final de Liga Mostró, eso sí, detalles precífistas en acciones determinadas. El juego que desplegó p las bandas también fue superior al del Zaragoza.

Especial mención merece en este sentido, el trabajo de plegado por el carril izquierdo por Villarroya y Lasa, que originaron los principales conflictos en la zaga del Zaragoza. Y loable fue también sentido de solidaridad de Alfonso, tanto en el aspecto defensivo como ofensivo. Todos, sin embargo, quedaron en un segundo plano ante sagacidad del Buitre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS