Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solidaridad de los vecinos de la calle de Joaquín Costa con las víctimas de ETA

Un centenar de personas se concentraron silenciosamente ayer por la tarde frente al número 61 de la calle de Joaquín Costa, en Madrid, donde el lunes un coche bomba de ETA segó la vida a seis militares y un civil y causó 25 heridos. Tras cinco minutos de silencio, los niños Pablo y Ana, de 12 y 10 años, respectivamente, leyeron unos versos de Blas de Otero y Rafael Alberti en memoria de las víctimas. El acto fue convocado por ocho asociaciones vecinales del distrito de Chamartín y los partidos políticos PP, PSOE, IU y CDS."Vuestro odio me ayuda a rebelarme. A ver más claro y pisar más firme. Mientras viva, habrá noche y día". Así comenzaba el poema de Blas de Otero elegido para la ocasión por los convocantes y leído al alimón por Pablo y su hermana Ana. Los niños colocaron después dos ramos de rosas bajo el puente elevado que recorre la calle siniestrada.

El acto fue en todo momento de emoción contenida. La mayoría de los asistentes eran vecinos del lugar donde los etarras hicieron explotar el primer coche bomba. Entre ellos comentaban cómo habían vivido la trágica jornada. "Sentí como una ola de calor que entraba por la ventana". "¡Fue tan terrible!". "Los cristales me caían por la cabeza", exclamaban.

Gloria Cabana, vocal de Izquierda Unida en la junta de distrito de Chamartín, comentaba que sentía una necesidad imperiosa, como vecina y ciudadana, de expresar su solidaridad con las víctimas. "La propuesta de este acto es nuestra, pero fue como si los demás grupos políticos la estuvieran esperando".

Jorge Gómez, concejal del PSOE, señalaba que el atentado había sido contra "toda la sociedad y no sólo contra las Fuerzas Armadas". Miguel Cantos, concejal del PP, resaltaba el carácter apolítico de la convocatoria: "Es un acto social que recoge el sentir de todos los ciudadanos".

Las asociaciones de vecinos coincidían con los partidos políticos en la necesidad de estos "actos pacíficos para demostrar que la violencia no conduce a nada", según aseguró la presidenta de la Asociación de Prosperidad, Gisela Meyer. "Sólo sentimos que haya surgido espontáneamente y que no haya dado tiempo a convocar a más gente", añadió.

"Si por ti el despertar de la armonía. Si por ti, el sueño humano en pleno día. La paz, por ti, la paz sobre la tierra". Las palabras de Alberti, en la voz inocente de Ana, son el mejor resumen del acto. Los vecinos, que vivieron de cerca el atentado, eligieron estos versos para expresar sus sentimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1993