Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES: NEGLIGENCIA MÉDICA

Condenado un ginecólogo por no detectar un embarazo

El Juzgado de lo Penal número 2 de Lérida ha condenado al ginecólogo Josep Maria Pampols a seis meses de prisión como autor de un delito de imprudencia temeraria cometido al no haber detectado un embarazo extrauterino que provocó la muerte de una paciente de 28 años.El médico ha sido condenado también a seis meses de inhabilitación y a pagar una indemnización de 18 millones de pesetas a los familiares de la mujer fallecida.

Los hechos se produjeron a finales de 1990, cuando Lourdes Solé, vecina de Termens, acudió dos veces a la consulta del ginecólogo alarmada por las molestias y hemorragias que padecía, pero el acusado, tras realizarle ecografías y otras pruebas analíticas, diagnosticó que la paciente había sufrido un aborto completo cuando en realidad lo que le ocurría era que el feto se le desarrollaba fuera del útero. La mujer empeoró y llamó a un médico de urgencias, quien le dijo que los dolores abdominales que tenía se debían a un corte de digestión. Dos horas más tarde Lourdes falleció a causa de una hemorragia interna.

La sentencia, que absuelve al médico de urgencias por considerar que no fue responsable de la muerte de la joven, señala que, ante los síntomas que presentaba la mujer -náuseas, mareos y pérdidas de sangre-,el ginecólogo debió haberle realizado otras pruebas para comprobar si se trataba de un embarazo extrauterino, ya que la prueba del Predictor había resultado positiva.

En la vista oral celebrada hace tres semanas el fiscal solicitó dos años de prisión y 15 millones de indemnización para el ginecólogo, mientras que la acusación particular pidió seis años de cárcel y una indemnización de 32 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 1993