Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 6 JUNIOLOS POPULARES

Aznar: "La hegemonía socialista ha terminado"

El líder del PP felicita al PSOE y subraya el "formidable incremento" de su partido

El líder del Partido Popular, José María Aznar, felicitó ayer al PSOE por su victoria, destacó el importante incremento en votos y escaños de su partido y pronosticó "una nueva etapa política", porque se ha quebrado la "hegemonía socialista". "Nada será igual a partir de esta noche respecto a lo que hemos conocido", aseguró al filo de las 0.30. En su primera y única comparecencia ante los medios informativos, el presidente de los populares apareció como el más tranquilo entre los miembros de la dirección de su partido y aceptó constestar tres preguntas, pese a que sus colaboradores de prensa habían previsto que no lo hiciera pretextando que era tarde y aún debía saludar al público concentrado en la madrileña calle de Génova, donde está la sede central del PP.

En vez de presentarse a las once de la noche como estaba previsto, el líder del PP no hizo sus primeras declaraciones hasta pasados 25 minutos de la medianoche en la sala de prensa instalada en la sede central de Madrid, adornada con césped y plantas naturales, sobre todo helechos. Pese a que no pudo dar a Manuel Fraga la satisfacción de despacharse dos botellas de oporto como éste había anunciado que haría si ganaban los suyos, Aznar lució una tímida sonrisa y voz tranquila mientras hacía una exposición en seis puntos. Los rostros de algunos de sus colaboradores reflejaban mayor tensión y una decepción más pronunciada.Aznar reconoció la victoria del partido socialista en votos y escaños, y rechazó cualquier responsabilidad sobre el anuncio de victoria popular que había realizado en la misma sede horas antes Javier Arenas, vicesecretario general del PP. "He intentado hace unos minutos entrar en contacto con el secretario general del PSOE para felicitarle pero aún no lo he conseguido", explicó el líder popular. También manifestó su agradecimiento "a los muchos millones de españoles que han apostado por una opción de renovación y de cambio", y anunció que el PP seguirá en su empeño de hacer llegar su alternativa hasta el Gobierno.

Pese a la victoria socialista, para Aznar "se ha abierto una nueva etapa en la vida política; la hegemonía socialista ha quedado pulverizada". "Desde esta noche, nada será igual a lo que hemos conocido desde 1982", agregó.

Aznar reconoció que le hubiera gustado poder comparecer en la conferencia de prensa para anunciar la victoria de su partido, pero dijo que el resultado no le decepciona. "Podemos presentar una situación política nueva en España. La política y el Gobierno, como la conocemos desde 1982, se han acabado", insistió. "Ha concluido una fase y empieza otra nueva, de la que espero lo mejor para España". El Partido Popular, para su presidente, sale de las elecciones "con mucha más fuerza" y como un alternativa "mucho más fuerte de lo que era". "Estoy muy orgulloso", subrayó Aznar, "porque ahora el partido tiene abiertas todas las expectativas".

Como elementos destacables del avance de los populares, Aznar destacó el "formidable incremento" de sus resultados. Aproximadamente 2.700.000 votos más que en 1989, lo que representa nueve puntos de avance sobre el total de los votos emitidos y un 35% de incremento.

La distancia con el PSOE se ha reducido de 14 a 4 puntos, según sus cálculos, y el PP consigue entre 32 y 35 escaños más de los que tenía. "Estos datos", según el líder de los populares, "transforman la vida política española" y "casi hay que remontarse a la UCD" para ver tantos votos de centro derecha juntos.

La noche había comenzado en Génova 13, con la reclamación de la victoria por parte del vicesecretario general del PP, Javier Arenas, apenas media hora después del cierre de las urnas. "El PP", aseguró, "ha ganado estas elecciones". Según el responsable del área electoral, los populares experimentan "un incremento espectacular en el número de votos, en el porcentaje sobre los resultados de 1989 y también en número de escaños, mientras los socialistas sufren un retroceso de las mismas dimensiones".

Arenas apeló como base de sus argumentaciones a los sondeos de los medios de comunicación, los estudios encargados por el propio partido, -de los que no se ofreció dato alguno durante la noche- y un análisis de la adjudicación de escaños en las elecciones anteriores. No obstante, previno, "la noche será larga" porque muchos escaños van a disputarse por el resto de votos muy cortos.

Más tarde, pasadas las once de la noche, en vez de aznar, como estaba previsto, comparecieron Arenas y Alberto Ruiz Gallardón, nerviosos y muy tensos, para acusar al Ministro del Interior, José Luis Corcuera, de escoger los porcentajes de voto escrutado que le convenían y ofrecer así una impresión favorable al PSOE.

Ambos dirigentes calificaron de "increíble" la conferencia de prensa de Corcuera y anunciaron que habían solicitado "aclaraciones" a la Junta Electoral Central, tanto sobre la comparecencia del ministro como sobre el hecho de que aún hubiera colegios electorales abiertos a la hora citada.

Del "viva España" al "torero, torero"

V. R. DE A. / J. G. IAl concluir su declaración ante los periodistas, Aznar se subió a la marquesina de la entrada de la sede central de su partido en Madrid para saludar a los varios cientos de personas, principalmente jóvenes, que permanecían congregados para vitorear los resultados.

Cuando se hizo el silencio ante la presencia de Aznar, desde los asistentes emergió algún "¡viva España!". El líder popular sostuvo que los resultados logrados ayer por el PP bien merecen mantener la apuesta por la regeneración de España.

Cuando se mostró respetuoso con el resultado de las elecciones, se produjo un incipiente abucheo, que Aznar cortó inmediatamente con sus palabras. Tras invitar a todos a proseguir la labor llevaba a cabo por el PP en los tres últimos años, el líder del PP fue despedido con gritos de "¡torero, torero!".

Horas antes, en la sede nacional del PP, Rodrigo Rato había reaccionado con indignación, al cómputo oficial de resultados presentado por el ministro del Interior, José Luis Corcuera. "No es la primera vez que tenemos que asistir a una ímportante modificación del resultado de las votaciones a lo largo de una noche electoral", advirtió. Rato se quejó de los errores en el censo electoral, que impidieron ejercer el derecho de voto a miles de personas. Más cauto, Rodolfo Martín Villa, ex ministro de UCD, calculaba que la victoria del PP podía consistir en tres o cuatro diputados por encima de los logrados por el PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1993

Más información