Alemania atraviesa la peor crisis de la posguerra, según Theo Waigel

La economía alemana atraviesa su peor crisis económica desde la II Guerra Mundial, según aseguró el jueves en el Parlamento el ministro de Finanzas Theo Waigel. Los datos, además, le dan la razón. Según las primeras estimaciones,, la economía germana tuvo un crecimiento negativo del 1% en el primer trimestre. Esta tasa de crecimiento negativo se eleva al -3% si se compara el cierre del primer trimestre con la situación de doce meses antes. Estos datos son provisionales; las cifras definitivas de crecimiento se publicarán el próximo 3 de junio.Waigel resumió, ante el Parlamento, la situación económica alemana con la siguiente frase: "En estos momentos estamos experimentando la mayor crisis desde que existe la República Federal de Alemania". Añadió que el crecimiento económico final del año estará entre una tasa negativa del 1,5% y una del 2%. "Pero esto no es lo peor", según Waigel. "Lo peor es que Alemania debe revisar todos los planes que se realizaron sobre la creencia de que la prosperidad continuaría".

Para hacer frente al cambio de situación económica, el Bundestag (la cámara baja del Parlamento) aprobó ayer una ampliación del presupuesto de 22.540 millones de marcos (más de 1,7 billones de pesetas), que se trasladará al déficit público, hasta dejar su nueva previsión en 67.570 millones de marcos (unos 5,2 billones de pesetas).

La crisis presupuestaria en Alemania obedece, según destacaba ayer el diario The Wall Street Journal, al elevado coste de la unificación entre las dos alemanias y por la entrada de la ex RFA en una recesión que eleva los gastos por el seguro de desempleo mientras se reducen los ingresos por recaudación de impuestos.

Aumento del desempleo

En concreto, según comunicó Waigel al Bundestag, Alemania tendrá que hacer frente a un aumento del desempleo que afectará a un millón de personas entre este año y 1994. Waigel dejó claro que no habrá tabús y que el sistema de bienestar germano deberá adaptarse a, esta nueva situación de crisis. "Habrá que recortar las transferencias o imponer estrictos límites de renta para percibirlas", dijo Waigel.

El ministro de Finanzas anunció además que el presupuesto del próximo año deberá hacer frente a un recorte de 20.000 millones de marcos (más de 1,5 billones de pesetas).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS