Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños del duque de Feria

Rafael Medina consigue mantener la patria potestad de sus hijos

A los juzgados de Sevilla sólo les faltó ayer, como comentaban los periodistas, que llegara Maradona. En dos de las cuatro plantas se llevaban a cabo actuaciones judiciales que no escaparon a la atención pública, y en ambos, la defensa la llevaba el abogado hispalense Francisco Baena Bocanegra. En el 11, un funcionario eclesiástico era juzgado por presuntos abusos deshonestos, y en el, 1, la juez Inmaculada Jurado esperaba la comparecencia del duque de Feria, Rafael Medina, para tomarle declaración.Desde las nueve de la mañana, los pasillos eran un hervidero a la espera de poder conseguir la imagen del duque, que iba a ser trasladado desde la prisión donde se encuentra por un presunto delito de corrupción de menores.

A las 11.45, el duque de Feria era conducido al despacho de la juez, que en esta ocasión no permitió que declarara en las dependencias del, juzgado de guardia. Las escasas esperanzas de conseguir unas palabras de Rafael Medina convirtieron en documento exclusivo, durante unos minutos, las quejas del duque, que, acosado por los periodistas, estuvo a punto de caerse. "No veo nada", "que me caigo", decía.

Su abogado había aprovechado la interrupción del juicio de la planta superior para asistir al de Rafael Medina, y de camino, entre medio centenar de periodistas y curiosos, fijarse en un testigo de la acusación en el caso del funcionario eclesiástico que había entrado en la sala por error, circunstancia que aprovecharía más tarde para pedir su recusación.

El duque, que prestó ayer declaración por el supuesto impago de 3,5 millones de pesetas en concepto de pensión de los últimos nueve meses a su ex mujer, Nati Abascal, salió del despacho del juez y compensó la espera con unas declaraciones. "Estoy feliz y satisfecho porque no me han quitado la patria potestad de mis hijos, que es lo más importante para mí", aseguró en relación con la sentencia de la juez de familia Carmen Barrera, que ha dictado a favor del duque por entender que retirarle la custodia sería "insolidario y agravaría el agobio de una persona privada de libertad y a la que no se ha juzgado todavía", según comentó su otro abogado, Jesús López de Lemus. Este mismo llegó a afirmar que, con los bienes embargados a su representado, "Nati tiene garantizada la pensión durante los próximos siete años".

El duque, antes de abandonar los juzgados, tuvo tiempo para comentar que le aplican "con lupa" la "letra grande y pequeña" del régimen penitenciario, lamentar no haber podido ver a sus hijos y, tras asegurar que las fotos publicadas por la revista Interviú -en las que aparecía con varias niñas, algunas de ellas sin ropa- "son un montaje", afirmar: "Estoy bien, con dignidad y entereza y con la alegría de saber que soy inocente, por lo que tengo muchas esperanzas y ánimos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1993