Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indiferencia ante el plan de privatizar empresas en Francia

Una vieja y robusta tradición francesa, la de la existencia de un poderoso sector público en la economía nacional, está a punto de morir sin que haya comenzado a gestarse una tormenta. El anuncio por parte del Gobierno de Edouard Balladur de la próxima venta al sector privado de 21 grandes empresas públicas ha sido acogido con una indiferencia casi general.Balladur y su ministro de Economía, Edmond Alphandery, ni siquiera ponen límites previos a la compra del capital de esas empresas por accionistas extranjeros.

Cierto es que el presidente socialista François Mitterrand ha hecho saber que no aprueba por completo el proyecto del Gobierno. Pero ha querido dejar claro que no se opone a la idea de las privatizaciones, sino a la inclusión en la lista de determinados nombres. Lo que le "inquieta" es que Balladur quiere vender empresas consideradas "estratégicas" como Aerospatiale, Elf Aquitaine y Air France, que podrían caer en manos extranjeras.

Balladur y Alphandery replican que, en empresas como las que preocupan a Mitterrand, el Estado francés se seguirá reservando la posibilidad de ejercer un derecho de veto sobre la incorporación de determinados accionistas y sobre la marcha general de sus actividades.

Para evitar la resurrección de querellas ideológicas, Balladur ha tenido la precaución de envolver sus privatizaciones con la idea de que se trata de una medida destinada a recaudar para las arcas públicas un dinero con el que combatir el desempleo.

En medio de la resignación casi general, sólo el sindicato procomunista CGT levantó ayer una voz enérgica para protestar contra el plan de privatizaciones.

[El plan de privatización de grandes empresas francesas no tendrá consecuencias en sus filiales españolas, ni afectará a los puestos de trabajo, según afirmaron ayer fuentes de estas entidades en España a Servimedia. Por otra parte, el ministro francés de Presupuestos, Nicolas Sarkozy ha anunciado que su Gobierno desea reducir el número de funcionarios un 1,5% anual a partir de 1994, según France Press.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1993

Más información

  • El Estado se reserva la posibilidad de vetar accionistas en sociedades estratégicas