Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serra advierte que el PSOE está empatado con el PP

El vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, no comparte el optimismo del vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, quien la semana pasada difundió un sondeo que atribuye a su partido 15 escaños de ventaja sobre el PP. "La lección de las encuestas es que en este momento hay prácticamente un empate entre el socialismo y la derecha", dijo ayer Serra. "Éste es un hecho", agregó, "sobre el que deben reflexionar todos los que están a favor del progreso". En su opinión, hay todavía un "volumen enorme de indecisos", lo que justifica la campaña electoral.Serra admitió que un buen número de españoles desea que el próximo Gobierno sea del PSOE, pero no quiere, sin embargo, votarlo. Dirigiéndose a este sector, aseguró que "un voto de progreso que se quede en casa el día 6 es lo mismo que un voto entregado en la urna a la derecha". Respecto al debate con José María Aznar, previsto para anoche en Antena 3, se mostró convencido de que serviría a Felipe González para "conectar con los ciudadanos" y dejar clara su "capacidad de liderazgo" ante la etapa que se abre tras las elecciones.

Sobre el debate, el vicesecretario general del PP, Javier Arenas, afirmó que el presidente del Gobierno, Felipe González, pretendía decidir quién abría y cerraba el encuentro televisado entre los dos líderes. Aseguró además, en contra de diversas informaciones, que José María Aznar no se había entrenado "ante una cámara de vídeo con un sparring ". "No ha habido ninguna preparación especial ni de fondo ni de forma; se ha hecho como con todos los debates que ha habido en el Parlamento", dijo.

Estado del bienestar

Narcís Serra, que inauguró unas jornadas de la Fundación Argentaria sobre Igualdad y distribución de la renta y la riqueza, dijo que durante los 10 años de gobierno socialista en España "se han sentado las bases del Estado del bienestar". Admitió que este sistema ha recibido algunas "críticas razonables" en Europa por su "exceso de burocracia o de presión fiscal", pero dijo que, en 1982, "España estaba a años luz de los países europeos" en cuanto a bienestar social. En este sentido, afirmó que si el PSOE sigue gobernando tras las próximas elecciones, los presupuestos públicos para 1994 tendrán que ser "ajustados", pero salvaguardando la política social.

"Hasta ahora hemos sido capaces de compaginar austeridad con el mantenimiento del esfuerzo en inversiones y educación, sin reducir los gastos sociales", argumentó. La prioridad en este campo se dirigirá al acceso a la vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1993

Más información

  • El vicepresidente del Gobierno no comparte el optimismo de Alfonso Guerra