Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 6 DE JUNIO

Xabier Arzalluz promete no reclamar la autodeterminación en cuatro años

AITOR GUENAGA, El presidente de] Partido Nacionalista Vasco (PNV), Xabier Arzalluz, no quiere echarse al monte en la próxima legislatura. A cambio pide al partido que gane las elecciones generales del próximo 6 de junio que "cumpla la ley, que se cumpla el Estatuto [de Gernika]" y se abandone esa interpretación "cicatera del desarrollo estatutario. El País Vasco no recibe una transferencia de la Administración central desde 1987."

No vamos a exigir el derecho de autodeterminación" durante los próximos cuatro años, afirmó el dirigente nacionalista en un acto de presentación de las propuestas de: su partido para la juventud, celebrado en Vitoria. Más tarde, concluido el mitin, Arzalluz añadiría que caminar ahora hacia la autodeterminación "pidiendo un referéndum o con métodos poco sociales para luchar contra el poder" llevaría al País Vasco "a la guerra".No obstante, a pesar de la renuncia expresa del PNV al ejercicio del derecho de autodeterminación aprobado por el Parlamento vasco en febrero de 1990, Arzalluz reiteró su discurso del orgullo vasco: "El vasco no domesticado molesta en Madrid y al vasco domesticado se le ensalza. Al vasco que no se siente y no se proclama español, lo linchan", señaló ante un público formado por miembros de las juventudes de su partido (EGI).

La posibilidad de que el PNV sea llamado a Madrid para apoyar al nuevo Ejecutivo que salga de las urnas volvió ayer a planear sobre los nacionalistas conservadores. Tanto el lehendakari José Antonio Ardanza como Arzalluz han reiterado en sus últimas intervenciones que no buscan "ninguna poltrona en Madrid". Pero la exigua mayoría que previsiblemente va a cosechar la formación ganadora pone a los nacionalismos periféricos en una posición aventajada.

Arzalluz es consciente de los problemas que podría generarle al PNY un pacto con el Partido Popular en España al compartir ahora tareas del Ejecutivo autónomo con los socialistas vascos. Por ello indicó ayer que ese pacto es "una cuestión de difícil solución; no imposible, pero sí una virguería, evidentemente", aunque calificó a José María Aznar de político "decente, honesto y cumplidor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 1993

Más información

  • Pedir ahora un referéndum llevaría al País Vasco "a la guerra", afirma