Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
6 DE JUNIO, ELECCIONES LEGISLATIVAS

Pujol afirma que Serra y Obiols han sido "unos perfectos inútiiles" en la defensa de Cataluña

JOSÉ ANTICH, "Narcis Serra y Raimon Obiols han sido unos perfectos inútiles en la defensa de Cataluña". Con esta contundencia se expresó ayer el presidente de la Generalitat y de Convergéncia Democrática de Catalunya (CDC), Jordi Pujol, en la presentación de las candidaturas de Convergéncia i Unió (CiU). El acto sirvió para remarcar la opinión de que CiU será una fuerza de gobierno tras las elecciones y de que la ayuda de la coalición nacionalista a la gobernabilidad de España no será gratuita. "Siempre hemos hecho propuestas, ahora pediremos", aseguró Pujol. El primer candidato por Barcelona, Miquel Roca, se explayó en sus críticas a los socialistas, de los que dijo que tienen el récord de incumplimientos, y marcó distancias con Serra -con quien le une una vieja amistad-, del que aseguró: "Es un personaje que no me interesa mucho".

Aunque tanto Pujol como Roca y Josep Antoni Duran Lleida, presidente de Unió Democrática -socio electoral de Convergéncia- se recrearon en sus críticas a los socialistas y al Partido Popular (PP), los primeros se llevaron la peor parte. Daba la impresión de que los ataques a José María Aznar y al presidente del PP catalán, Aleix Vidal-Quadras, eran tan sólo para cubrir el expediente. En esta precampaña, para CiU los rivales son los socialistas y el objetivo romper la imagen de que ha habido una especial colaboración entre el PSOE y los nacionalistas catalanes.Pujol explicó al millar de personas presentes en el acto -entre los que destacaba la soprano Montserrat Caballé, que cierra de manera testimonial la lista de CiU al Congreso por Barcelona- que se sentía profundamente engañado por los socialistas. Replicó unas declaraciones de Narcís Serra, vicepresidente del Gobierno, en las que éste aseguraba que el Gobierno no había incumplido su palabra al aplazar la cesión del 15% del IRPF a las comunidades autónomas. El líder nacionalista presentó al vicepresidente del Gobierno y al primer secretario del PSC, Raimon Obiols, como unos mentirosos. Y añadió, entre los entregados aplausos de los asistentes: "Serra y Obiols han sido unos perfectos inútiles en la defensa de Cataluña".

Objetivo electoral

El presidente catalán justificó el apoyo de CiU al Gobierno central, aunque lo circunscribió a momentos muy puntuales de la legislatura. Sin embargo, explicó que la confianza en los socialistas y en el presidente del Gobierno, Felipe González, se había ido diluyendo a medida que avanzaba la legislatura. "Ahora González, que nos ha puesto a parir [sic] en muchas ocasiones, hace grandes elogios de los nacionalistas y dice que con nosotros se puede hablar, que somos gente seria", manifestó Pujol.

El objetivo electoral de CiU es incrementar los 18 diputados conseguidos en 1989 y hacer pagar caros los votos nacionalistas al partido que los precise para formar una mayoría parlamentaria tras el 6 de junio. Pujol ya dijo que los votos del nacionalismo catalán serían más caros que nunca. "De esta capacidad de decisión queremos sacar provecho; que nadie nos acuse por ello de mercantilismo", indicó.

Pujol elogió públicamente en su discurso al ex primer ministro socialista francés Pierre Bérégovoy, que se suicidó el sábado de un disparo y a quien definió como un hombre honesto. Basándose en su propia vivencia en el caso Banca Catalana -recibió una querella como ex consejero delegado de la citada entidad, accionista y miembro del consejo de administración por apropiación indebida- se puso a sí mismo como ejemplo para hablar con conocimiento de causa de los posibles motivos que llevaron a Bérégovoy al sucidio. "La patente de este estilo en España la tiene el PSOE, aunque luego la haya copiado el PP. Es importante que la gente se entienda y no introducir en la política el odio, la saña, la voluntad de destrucción", afirmó.

Roca abundó también en el valor que tendrán los votos de CíU. Argumentó que CiU no quería ser Ia cereza del pastel, sino el pastel" y alertó sobre el escaso valor que tenía votar al PSC si se quería defender Cataluña. Dijo que los dirigentes del PSC sólo quieren los escaños para defender su política de ignorancia de Cataluña".

La guinda de la intervención de Roca fue la explicación que ofreció de su visita a la Feria de Abril de Santa Coloma de Gramenet, organizada por los andaluces residentes en Cataluña. Explicó que, el sábado, fue allí. Tomó un chocolate con churros. Al ir a pagar, la cajera se mostró perpleja, ya que el día antes había acudido el ministro de Obras Públicas, José Borrell, y alguien de su séquito le había sugerido que no se le cobrara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1993

Más información

  • Montserrat Caballé , ultima candidata en la lista de CiU por Barcelona