Estabilidad de la peseta al alejarse una posible bajada de los tipos de interés

La peseta prácticamente no se movió ayer. Osciló muy ligeramente en torno al cierre del día anterior, 73,2 pesetas por marco, y quedó en el mismo nivel. Las declaraciones de Solchaga el jueves en Washington, al descartar una bajada de tipos de interés en España a pesar de la recesión económica, han alejado temporalmente la presión.

A cambio, tanto el mercado interbancario como el de deuda experimentaron ligeras subidas de los tipos de interés, también como reacción lógica al retraso oficial de cualquier relajación de la política monetaria.

Esas subidas de tipos afectaron a todos los plazos. A corto, por la convicción de que el Banco de España seguirá vigilando el interbancario, por lo que el 15% de intervención de los últimos días queda como nuevo tipo de referencia. A largo porque tanto la colocación de deuda pública que realizó el Tesoro el jueves sin modificar las rentabilidades como la posibilidad de subidas de éstos en Alemania alejan cualquier recorte hasta el medio plazo.

Las declaraciones de Solchaga no tuvieron el mismo efecto, tranquilizador en todos los sectores. Mientras servían para estabilizar la peseta, provocaron duras críticas por parte de los responsables de UGT y CC OO. A juicio de Redondo y Gutiérrez, el mantenimiento de los tipos de interés en un momento de crisis provoca "inestabilidad social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de abril de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50