Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de Anabel, molestos con la policía por las filtraciones en prensa

Doce días desde que secuestraron a Anabel Segura y nadie da señales de vida. Ni la familia revela una palabra, ni la policía parece encontrar pistas definitivas, ni el jardinero que la vio por última vez asoma su cabeza por ningún lado visible. El nerviosismo es tal que la familia está a punto de romper su colaboración con los agentes a causa de las últimas filtraciones en la prensa, según informaron fuentes próximas a la investigación.

Anabel Segura, hija de un directivo de la empresa Lurgi Española, dedicada a la construcción de plantas industriales y al estudio y desarrollo de procesos de ingeniería, fue secuestrada el pasado día 12, cuando practicaba footing por La Moraleja. Aquella mañana, dos individuos con la cara descubierta la introdujeron en una furgoneta blanca. Desde entonces, poco más se ha sabido. La Delegación del Gobierno no asegura que los padres de Anabel hayan recibido llamada alguna pidiendo dinero ni que Rafael Escuredo sea el intermediario de la familia ante los raptores.Pero la familia sí que recibió llamadas por parte de los delincuentes. Cuando el jardinero fue a denunciar el secuestro a la comisaría de Alcobendas, los agentes ya tenían en su poder fotos de ella para mostrarla. Así, el jardinero, que no conoce a Anabel, pudo ratificar que era esa chica rubia y no otra la que desapareció delante de sus narices.

¿Cómo pudo la policía acceder a las fotos antes de que el único testigo del secuestro denunciara el suceso? Con la simple llamada de los padres. ¿Y cómo se habían enterado los padres de Anabel, que se encontraban de vacaciones, que su hija había sido secuestrada? Con una llamada de los delincuentes.

En cuanto a Rafael Escuredo, el ex presidente de la Junta de Andalucía, que presuntamente ejerce de intermediario, continúa de viaje, según informan en su bufete, o junto a los padres de Anabel, según otras fuentes.

En su despacho, la respuesta, ayer, como en los 12 días de secuestro, era la misma: "Don Rafael continúa de viaje, dentro de un rato llegará la secretaria suya y le informará". La secretaria siempre llegaba dentro de un rato, pero nunca, en 11 días, estaba cuando era requerida.

La mujer secuestrada nació el 2 de marzo de 1971, y estudió desde 1977 hasta 1989 en el Colegio Alemán. Pasó a la universidad privada de Icade para cursar Ciencias Empresariales Europeas. Durante la carrera hizo prácticas en Alemania y en la Expo de Sevilla, en el departamento de mercadotecnia, de marzo de 1992 hasta el pasado agosto. Escribía su tesis sobre el sector servicios de las empresas.

Entre sus aficiones declaradas: el squash, el golf y la caza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1993

Más información

  • Rafael Escuredo, el presunto mediador del secuestro, continúa de viaje