Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los compañeros de Anabel Segura, cada día más compungidos

Los compañeros de Anabel Segura, la estudiante secuestrada el pasado día 12 en La Moraleja, sólo mantienen contacto con la familia a través de los profesores, y éstos, a través del director de la Escuela de Ciencias Empresariales Europeas. Este último entró ayer en la hora del recreo en el aula de la universidad privada del Icade y les lanzó una alocución: "He estado simplemente informándoles sobre mi viaje a Filadelfia, porque acabo de regresar de allí", explicó el director.La conversación entre este periódico y el director transcurrió así:

-Ha debido de ser muy triste su viaje, porque una chica rubia salió llorando, y otros alumnos, visiblemente emocionados.

-Sí, bueno, yo me enteré allí del suceso y he estado llamando todos los días a la familia, y les he comunicado cómo se encuentran los padres y la hermana de Anabel.

El secuestro de Anabel Segura, de 22 años, mantiene ocupados desde hace varios días a los máximos responsables regionales del Cuerpo Nacional de Policía. A pesar de que éstos han dado órdenes a los 19 comisarios de distrito de que peinen las compañías de alquileres de furgonetas -el vehículo donde la introdujeron sus secuestradores era una furgoneta blanca-, las pesquisas no han dado por ahora resultado.

El pasado viernes creían los investigadores haber "enfilado" una pista certera para descubrir a los delincuentes, pero las hipótesis sobre las que trabajan se desmoronan cuanto más avanzan sus investigaciones.

Distintos itinerarios

La policía piensa, por una parte, que los secuestradores conocían todos los hábitos de Anabel Segura -p9r eso pudieron sorprenderla cuando hacía footing por La Moraleja-, y por otro, se hacen eco de la opinión de algunos allegados a ella: Anabel siempre ha tomado precauciones al salir a correr por la urbanización. Así, ha utilizado distintos itinerarios y variado la hora y los días en los que hacía deporte por las calles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 1993