Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un documento de Hauser y Menet revela que Filesa se hizo cargo de facturas del PSOE

Una nota interna de la imprenta Hauser y Menet, que realizó trabajos para las campa ñas socialistas de 1989, demuestra que Filesa se hizo cargo al menos de una de las facturas por servicios a este partido, después de que fuera anulada la emitida anteriormente al PSOE por el mismo concepto. Ésta es una de las pruebas documentales que se encuentran en poder del juez Marino Barbero desde hace meses. La nota ha sido tenida en cuenta por los peritos de Hacienda a la hora de concluir que los pagos de dicha empresa a sus "proveedores" estaban destinados a satisfacer gastos del partido.

El documento en cuestión figura reproducido en esta misma página. Se trata de una nota de la dirección comercial de Hauser y Menet a la dirección financiera de la compañía, por la cual se comunica la anulación de una factura emitida al PSOE, con el número 67.712, junto con tres efectos por importe de 19.728.967 pesetas."Esa documentación queda anulada por haber realizado factura posterior a nombre de Filesa", se lee en las instrucciones internas de Hauser y Menet, que llevan fecha del 5 de diciembre de 1989.

Junto con el documento en cuestión, el juez Marino Barbero se incautó también de la nota de abono realizada tras la anulación de la factura emitida al PSOE, en la que se especifica que el trabajo efectuado consistió en la edición de 150.000 "folletos catálogo" y de 2.850.000 impresos.

Los peritos afirman que los bienes y servicios entregados a Filesa por sus proveedores -en este caso, los tres millones de folletos e impresos pagados finalmente por Filesa- no tienen relación alguna con la actividad de dicha empresa, que, formalmente, era la elaboración de informes d asesoramiento estratégico para bancos y grandes compañías.

Y también dicen: "Las instrucciones internas de los departamentos de Hauser y Menet, SA, muestran un efectivo cambio de destinatario en la facturación de servicios concretos, según se deduce de la emisión de notas de abono".

Posibles falsedades

La trascendencia de estos descubrimientos es doble. Por una parte, aportan indicios sobre el presunto falseamiento de la contabilidad de Filesa y lo injustificado de haberse deducido como gasto, a efectos del impuesto de sociedades, el dinero pagado a sus proveedores, en este caso Hauser y Menet.

Pero también constituye un claro indicio de que el PSOE se ha servido de Filesa para pagar una parte de sus propios gastos, lo cual, de probarse judicialmente, supondría un delito electoral y confirmaría las dudas ya existentes sobre la fiabilidad del Tribunal de Cuentas como órgano fiscalizador de los partidos políticos.

En su informe específico sobre las empresas del grupo Filesa, el Tribunal de Cuentas había dictaminado que "no se han apreciado relaciones económicas o de financiación, ni de ninguna otra naturaleza, entre el PSOE y Filesa". En el apartado dedicado a las relaciones de Hauser y Menet con dicho partido, el Tribunal no reflejaba particularidad alguna. Anteriormente, la fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre la campaña electoral de 1989 tampoco había observado ninguna irregularidad de importancia, hasta el punto de que terminó sin propuesta de sanción alguna.

Destinatario, el partido

Muy distintos son los datos aportados al juez Barbero por los peritos de Hacienda, quienes concluyen que la imprenta Hauser y Menet, junto con las empresas El Viso, Seinlosa, Producciones Dobbs y Mabuse facturaron a Filesa bienes y servicios "cuyo destinatario ha sido el PSOE, pero han sido pagados por Filesa, SA, y Time Export, SA", según se lee en la página 404 de su informe.

El PSOE y la imprenta Hauser y Menet firmaron tres contratos para trabajos relacionados con las elecciones de octubre de 1989, el más importante de los cuales originó facturas por un importe total de 412.160.000 pesetas. El partido abonó una parte de lo pactado y dejó de pagar 164.276.100. Esa suma coincide prácticamente con la que Hauser y Menet facturó a Filesa.

También existen pruebas de que uno de los querellados en el caso, el socialista Carlos Navarro, es la persona que ha dispuesto de los fondos depositados en una cuenta abierta por el PSOE en el Banco Exterior de España, a través de la cual se pagó un cheque de 19.691.817 pesetas a Hauser por la realización de un mailing sobre las elecciones al Parlamento Europeo en 1989.

Esta cuenta no figura en la contabilidad del PSOE aportada por el Tribunal de Cuentas, circunstancia que los peritos califican de "inexplicable", puesto que el número de identificación fiscal de la "delegación española del Grupo Parlamentario Socialista europeo" es el mismo que el del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 1993

Más información

  • Las pruebas están en poder del juez instructor Marino Barbero