Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa a González de corrupción y abandona una sesión plenaria del Congreso

La escalada de tensión entre el Grupo Popas lar y el socialista del Congreso alcanzó ayer una nueva cota durante el debate de una interpelación sobre el tren de alta velocidad (AVE), en la que el portavoz del PP, JavierArenas, acusó directamente de corrupción al presidente del Gobierno, Felipe González, y al ministro de Obras Públicas y Transportes, José Borrell. El ministro replicó que los populares intentaban "afectar la figura del presidente del Gobierno" y querer minar el sistema democrático "con absoluta irresponsabilidad". Como colofón, los diputados del PP abandonaron el hemiciclo en protesta porque el presidente, Félix Pons, suspendió la sesión durante 15 minutos para que Borrell mantuviese una conferencia de prensa.

El debate sobre el AVE fue un auténtico diálogo de sordos que el ministro y Arenas a ron datos, tan distantes que hacen imposible su confrontación El diputado popular aseguraba que se han comprado 75 máquinas para el AVE mientras que Borrell insistió en que sólo 15 de esas 75 locomotoras son de ancho europeo y aptas para el AVE, mientras que el resto son para el uso del resto de las líneas de Renfe. Por encima de las cifras, el debate -en tono de violencia verbal exasperada- fue un cruce de acusaciones políticas, pese a lo cual asistieron entre 41 y 49 diputados de los 107 que componen el grupo del PP, que quedaron reducidos a 17 durante la intervención del resto de la oposición.Arenas aseguró, dirigiéndose a Borrell: "Usted y su presidente son responsables del clima de corrupción generalizada que hay en España y de las comisiones del AVE". Antes había asegurado que en este caso "la responsabilidad política hay que situarla en González en su calidad de secretario general del PSOE y de presidente del Gobierno".

Borrell le replicó que sólo intentaban minar los "fundamentos del sistema". Además, el ministro arremetió contra el presidente del PP, José María Aznar, al acusar a su grupo de querer "tapar el error que cometió", dijo el ministro, cuando aseguró que el PP nunca hubiera construido el AVE y descalificó el tren en tono irónico.

En la réplica de Arenas la tensión dialéctica subió de tono porque el diputado popular repitió en numerosas ocasiones que el ministro había mentido a la Cámara y exhibió fotocopia de tres contratos que, dijo, prueban que se han cobrado comisiones ilegales por el AVE. Eran un contrato con Tecnología Informática 2020, empresa de Aida Álvarez, reproducido en EL PAS el 14 de febrero, y otros dos publicados el 26 y el 28 de enero: uno entre Siemens y Gestión de Tecnología y Proyectos (GTP) y otro con la empresa Atacir del ex director general de la Presidencia Florencio Ornia.

Borrell contraatacó diciéndole a Arenas que no había aportado un solo dato nuevo sobre la discusión, que todo era ya conocido y que si podía probar alguna irregularidad debía haberla trasladado ya al juzgado de guardia. Ya añadió: "La próxima vez que usted venga a hablar de comisiones le sugiero que lo haga acompañado de los señores Naseiro, Palop y Hormaechea". Todo este duelo entre el ministro y el diputado transcurrió entre aplausos, pateos, insultos cruzados y gritos de "dimisión, dimisión" dirigidos a Borrell desde los escaños del Grupo Popular.

Al concluir el debate de la interpelación el presidente Félix Pons suspendió la sesión y el ministro salió del hemiciclo y mantuvo un encuentro con los informadores en el que, repitió, sustancialmente los argumentos que había utilizado en la tribuna aunque añadió que se sentía "bastante desesperado y totalmente incapaz de discutir cuando las cosas se plantean en estos términos". Calificó lo ocurrido como "espectáculo de circo que convierte al Parlamento en una jaula de bufones" y repitió que tras un examen riguroso, en su ministerio el contrato de suministro de Siemens volvería a firmarse en los mismos términos.

Al reanudarse el pleno el portavoz del Grupo Popular, Rodrigo Rato, preguntó a Pons las razones por las que había suspendido la sesión. El presidente respondió que Borrell le había pedido una pequeña interrupción porque había respondido a varias preguntas a lo largo de la tarde, acababa de intervenir en la interpelación del AVE, y se encontraba cansado.

Rato no aceptó estas razones y anunció que su grupo abandonaba el hemiciclo. En una rueda de prensa el portavoz del PP aseguró que lo ocurrido demostraba que se "supedita esta Cámara a la voluntad del Gobierno", y que "en esta sesión ha sido mancillado el Congreso". Pons, por su parte, consideró "injustificada" y "sin fundamento" la postura del PP y eludió cualquier responsabilidad si se había hecho mal uso del receso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993

Más información

  • Borrell responsabiliza a los populares de querer minar el sistema democrático