Clinton y Yeltsin celebrarán su primera cumbre el 4 de abril

Los presidentes de Estados Unidos, Bill Clinton, y de Rusia, Borís Yeltsin, sostendrán su primera entrevista el próximo 4 de abril, según decidieron ayer en Ginebra los responsables de las diplomacias de ambos países.

Esta primera cumbre desde que Bill Clinton asumió la presidencia norteamericana se convoca en un momento en el que se busca una solución negociada a la cruenta guerra de Bosnia-Herzegovina y cuando Yeltsin libra una importante batalla contra su Congreso en la que se juega su permanencia en el poder.El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Andréi Kózirev, que anunció la reunión, no dio más detalles al respecto. Se limitó a comentar que la entrevista servirá para "eliminar los obstáculos artificiales" que dificultan la relación. No ha sido anunciado todavía el lugar del encuentro, aunque se cree que éste será en un tercer país, probablemente Finlandia o Islandia.

"Es importante para el presidente [Clinton]", dijo ayer el director de comunicaciones de la Casa Blanca, George Stephanopoulos, "que el esfuerzo reformador de Yeltsin triunfe. Esa meta y una sincera amistad ruso-norteamericana es una de las más altas prioridades del presidente y de su Administración".

Estados Unidos pretende que esta primera cumbre entre los dos presidentes sirva para coordinar la política exterior de ambos países sobre diferentes crisis internacionales, pero no quiere que sea interpretada como un gesto de apuesta personal de Clinton en unos momentos en los que su homólogo atraviesa por una delicada situación interna. El miércoles, en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro británico, John Major, Clinton trató de restar importancia a ese conflicto y mencionó su apoyo a Yeltsin.

Fuentes norteamericanas indicaron que la cumbre servirá para estudiar medidas conjuntas que estimulen el proceso de paz en Oriente Próximo y las negociaciones para el final de la guerra en Bosnia.

"Yo le apoyo"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Yo no creo que Yeltsin haya sido paralizado por lo que está ocurriendo", dijo. "Yo le apoyo en su papel y en lo que está tratando de hacer. Sé que está teniendo algunos problemas con su Congreso, pero eso forma parte de lo que hay que pagar por ser una sociedad democrática, con un presidente elegido por separado del Congreso. No quiero minimizar eso, pero creo que es un grave error pensar que [Yeltsin] no puede continuar en su puesto y hacerlo bien. Creo que puede".Andrél Kózirev y el secretario de Estado norteamericano, Warren Christopher, que ayer se reunieron en Ginebra para fijar la fecha de la cumbre, volverán, probablemente, a encontrarse en breve para estudiar otros detalles de la primera entrevista al más alto nivel entre Rusia y Estados Unidos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS