Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anguita: "Estamos rozando la crisis del propio Estado"

"Estamos rozando la crisis del propio Estado y es lógico, porque aquí sólo se ha parcheado". Julio Anguita trazó así ayer un panorama sombrío y muy pesimista de la situación económica española en su informe ante el Comité Federal del PCE, que se reunía por vez primera este año.El secretario general comunista y líder de Izquierda Unida (IU) culpó al Gobierno de Felipe González de tal crisis, por su política económica "de suicidio" y "falta de seriedad y rigor", que está llevando a España al "caos", término que Anguita repitió en varias ocasiones.

La precariedad en el empleo, el cierre de empresas y la destrucción del tejido industrial y de la producción de riqueza han ido de la mano, según Anguita, con la "sangría" del Estado por las jubilaciones anticipadas. Y concluyó: "Nos podemos encontrar con que un día no puedan pagarse las nóminas de los funcionarios".

Los años de bonanza económica y los gastos del 92 también fueron aludidos por el líder del PCE: "Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, como en Jauja o con el cuerno de la abundancia, y los fastos y el festín dan ahora paso al desánimo y a un brusco despertar".

"Un triste honor"

En tono admonitorio, Anguita indicó que a su formación le cabe "el honor, el triste honor, de haber dado en el clavo". Recordó uno de sus primeros discursos como secretario del PCE para afirmar que ya allí reflexionó sobre lo que ahora ocurre y apostilló: "Nos hubiera gustado ahora decir que nos equivocamos".Anguita aludió a los casos de corrupción -sin citar ninguno en concreto- para reclamar que, además de todas las denuncias precisas, se vaya a su raíz. Y esa raíz no es otra que "una economía basada en el enriquecimiento, una filosofía de los negocios rentables" y rápidos. "Así, la corrupción está servida".

El secretario general del PCE se esforzó en mostrar las "grandes coincidencias" de las propuestas del PSOE y del Partido Popular y lo falaz de una situación centrada en el enfrentamiento verbal entre González y José María Aznar, "que traen a la memoria el bipartidismo de Cánovas y Sagasta".

"En la orilla izquierda del río está IU; en la orilla derecha, el PSOE y el PP", reflexionó metafórico, para indicar luego que la única alternativa real es el programa "rojo y verde" de IU.

Dirigentes comunistas indican que, tras el congreso popular del pasado fin de semana, Anguita intensificará su mensaje sobre la sustancial coincidencia de las políticas socialista y popular.

El informe fue aprobado por unanimidad por los asistentes al Federal, en el que no estuvieron presentes los representantes de la corriente crítica Nueva Izquierda.

Anguita no hizo ninguna referencia a la posible política de acuerdos de IU tras las próximas legislativas. Por la mañana había declarado a la SER que la coalición "tiene claro que sillones por sillones, nada. Los sillones son muy bonitos, pero si no están llenos de contenido de política de transformación, a nosotros no nos sirven". "Lo mejor que puede hacer [Izquierda Unida] es quedarse independiente" con el papel no de bisagra, sino de "árbitro que aplica un reglamento".

Miembros de la dirección comunista destacaron que su secretario general "ha pasado de un discurso más teórico a otro más pegado a la realidad ciudadana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 1993

Más información

  • El líder de IU traza un panorama sombrío de una España que marcha al "caos económico"