El Festival Internacional de Teatro deja de existir

El Festival Internacional de Teatro de Madrid no cumplirá su 13ª edición. Las tres administraciones que lo sustentaban -el Ministerio de Cultura, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento- se han puesto de acuerdo para destinar el dinero de estos actos culturales a la rehabilitación de teatros privados, según informaron ayer fuentes oficiales de la Comunidad de Madrid.Para este año, cada administración dedicará 50 millones a ese programa, que tendrá una duración de cuatro años, 150 millones en cada ejercicio).

Cultura, la Comunidad y el Ayuntamiento constituirán un consorcio que se encargue de la referida rehabilitación de teatros madrileños. Posteriormente, un equipo de arquitectos y técnicos evaluará la situación de las salas, para determinar cuáles resultan beneficiarias de este programa.

Concluye así uno de los más prestigiosos festivales que se celebraban en Madrid. En la edición de 1992, el Festival Internacional de Teatro dispuso de un presupuesto de 166 millones (aportó 27 millones el Consorcio Madrid 92, y 41 millones cada una de las tres instituciones organizadoras; el resto procedía de ingresos en taquilla). Como máximo aliciente, incluyó la participación de compañías del Este de Europa, y también se programaron obras de Shakespeare (el grupo británico Cheek By Jowl y el grupo sueco Backa Teater) y del grupo francés de Philippe Genty, entre otras. En 1991, se presentaron obras de lonesco, Platón y Calderón de la Barca. La actriz Nuria Espert regresó a las tablas ese año con la obra japonesa Maquillaje, después de su trayectoria internacional como directora de escena. En 1990, Peter Brook triunfó con la obra Woza Albert!, sobre el drama racial en Suráfrica. Junto con el director británico participaron en esa edición el sueco Ingmar Bergman, el alemán Peter Stein, el polaco Andrzej Wajda y el español Francisco Nieva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS