Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de KIO provoca fuertes tensiones en Ebro y dificulta la venta del 39% kuwaití

El Consejo de Administración de Ebro Agrícola se reúne hoy con varios frentes abiertos que han provocado la división de sus miembros. Por un lado, el mayor accionista, Grupo Torras-KIO ha puesto en venta su participacion -el 38,8%-, suscitando discrepancias en el resto del consejo. Por otro, el principal accionista minoritario, Javier de la Rosa, culpa a los administradores de la caída de la sociedad en Bolsa y de sus problemas de tesorería, y busca apoyos para enfrentarse a Torras y destituir a sus representantes en Ebro. Paralelamente, Torras espera cerrar hoy la venta de Río Tinto Minera (RTM) a Freeport.

El interés suscitado por la intención del Grupo Torras de vender el 39% de Ebro -misión que ha encargado al banco de negocios First Boston- plantea hoy una complicada reunión del consejo de administración. Medios cercanos a De la Rosa han manifestado que el inversor barcelonés acudirá al consejo con la intención de torpedear desde el principio a los administradores.Responsables de Torras han comentado al respecto que controlan el consejo de Ebro y su decisión de vender es firme. Han indicado también que tienen prevista la reacción de De la Rosa pero no sienten una inquietud especial por sus posibles ataques.

Javier de la Rosa, que cuenta también en el consejo de Ebro con el abogado Joan Piqué Vidal y Narciso de Mir, controla el 12% de la azucarera. Otros accionistas significativos son la familia sevillana Hernández Barrera, accionista de la arrocera Herba, con el 4%; el grupo italiano Bonomi, propietario de Sarrió, con el 3,5%, y el grupo integrado en torno a las familias Carner, Noguer y Sagristá, antiguos dueños de Agrícola, con cerca del 2%. De la Rosa ha tratado de encontrar apoyo en estos tres accionistas para respaldar sus propuestas. A lo largo de ayer, los colaboradores de De la Rosa y éstos se han cruzado llamadas para tratar de aunar una postura común en el consejo de hoy.

La ofensiva que planteará De la Rosa se basa, principalmente, en no aprobar las cuentas del pasado ejercicio, cuyos resultados (unos beneficios de 6.200 millones) se adelantarán previsiblemente hoy, y en censurar la gestión del equipo presidido por Manuel Guasch, uno de sus íntimos amigos y único del anterior equipo de Torras que se mantiene en el actual. Según las fuentes del entorno de De la Rosa, el principal motivo de la caída de la cotización de las acciones de Ebro -han pasado de más de 2.200 a 1.300 pesetas por acción en menos de un año- se debe a la gestión de Guasch.

También culpa de esa caída a los gestores de Torras en los últimos ocho meses, a los que De la Rosa acusa de "deteriorar la tesorería de Ebro". Por todo eso, De la Rosa, según esas fuentes, pedirá la destitución de Luis Vañó y de José Luis López Sánchez (abogado del bufete Melchor de las Heras), representantes de KIO en el consejo de Ebro, y de Al Bader, actual presidente de KIO. También aseguran que pedirán la destitución de Guasch en una junta de accionistas.

Uno de los capítulos de más interés, en cualquier caso, es la venta del 39% del capital por parte de Torras. Los accionistas pretenden pedir explicaciones sobre las intenciones de Torras, preocupados por saber cuál será el nuevo accionista mayoritario.

Búsqueda de compradores

En estos momentos está por elaborar el cuaderno de venta. No obstante, varios intermediarios y el propio Guasch se han acercado a posibles compradores, entre ellos, el grupo francés General Sucriér, al británico Tate and Lile, el italiano Ferruzzi, el hispanocubano Fanjul y los españoles Fierro, BBV y Tabacalera. Los actuales accionistas significativos tienen derecho de tanteo para comprar ellos el paquete de acciones una vez que se haya llegado a un acuerdo de venta. De la Rosa ha manifestado que tiene intención de ejercerla.

Entre los posibles compradores manifiestan, sin embargo, que las disputas sobre el paquete de De la Rosa obstaculizan la venta. Añaden que existen dudas sobre la participación que la intermediaria Adone (en la actualidad, Nuevo Atardecer) tuvo en la compra de acciones por De la Rosa. Este compró su participación de Ebro con un crédito del Santander por valor de 8.700 millones que avaló con una parte de sus acciones en Ebro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1993

Más información

  • Freeport tiene previsto cerrar hoy la compra de Río Tinto Minera a Torras