Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Activistas y ex militantes de ETA debaten una salida para el abandono definitivo, de la violencia

Activistas de ETA confinados en suelo francés y antiguos miembros de esa organización terrorista promueven desde hace semanas un intenso debate en sus círculos más próximos con el propósito de encontrar una salida dialogada que permita superar la actual situación, caracterizada por el estancamiento y la falta de perspectivas. En la búsqueda de una solución definitiva del conflicto, estos actuales o antiguos miembros de ETA, entre los que se encuentra como elemento más identificado, a su pesar, José Luis Arrieta Zubimendi, Azkoiti, han optado por tomar la iniciativa, pulsando opiniones, contrastando planteamientos y recabando apoyos en sus entornos, según indican fuentes consultadas por este periódico.

Los movimientos de este grupo, limitados hasta el momento a encuentros individuales y contactos telefónicos, están siendo facilitados por la policía francesa en sintonía con la actitud de las autoridades españolas. El debate gira en torno a la posibilidad de suspender la actividad terrorista por un largo periodo, como paso previo a la reanudación del diálogo con el Gobierno español, pero las mismas fuentes destacan que resulta prematuro evaluar el alcance real de esta iniciativa en la que participan antiguos activistas de la vieja guardia que conservan predicamento en los círculos de ETA.De acuerdo con estas fuentes, ni Franciso Múgica Garmendia, Pakito, ni José Luis Álvarez Santacrisitna, Chelis, máximos dirigentes hasta su detención, en marzo del pasado año, han sido sondeados en los últimos meses por mandos policiales españoles y franceses.A su juicio, la actual dirección que encabeza Ignacio Gracia Arregui, Ignacio de Rentería, responde a la línea de sus antiguos jefes, hoy encarcelados, pero no puede decirse que ejerzan una verdadera dirección. "Al correrse el escalafón, los subordinados de Artapalo se han convertido en la nueva dirección, pero eso no significa necesariamente que dirijan la organización", apunta una de estas fuentes para ilustrar la actual situación de ETA.A su juicio, los planteamientos que barajan estos actuales y antiguos activistas de ETA se sitúan en parámetros más rea listas -"presos a cambio de las armas"-, que los de quienes instalados en KAS o en buena parte de la dirección de HB, pretenden todavía obtener una negociación política. Tampoco descartan que la línea de Artapalo, Gracia Arregui y KAS acceda finalmente al diálogo en los términos exigidos por el Gobierno, pero, como ya ocurriera en las frustradas conversaciones de Argel, con el propósito de reservarse el derecho a veto y la decisión final.

Un problema añadido, y no el menor, reside en la negativa de Artapalo y KAS a oponerse a cualquier otra interlocución que no sea la de Eugenio Etxebeste, Antxon, el representante de ETA en los últimos contactos que permanece confinado en la República Dominicana.Antxon no ejerce el liderazgo

La opinión de estas fuentes es que Antxon, sujeto a las presiones de ambas partes, no está en condiciones de ejercer un verdadero liderazgo en ETA, aunque sus reflexiones críticas sobre el actual momento de la organización, aireadas meses atrás, constituyen una referencia más del debate.

Sea como fuere, la iniciativa de este grupo, en el que se sitúa igualmente a José Manuel Pagoaga Gallastegui, Peixoto, un elemento de gran influencia en las filas de ETA que dispone de estatuto de refugiado político y, por tanto, de total libertad de movimientos, está suscitando una amplia discusión que trasciende claramente los círculos de influencia de sus protagonistas.

La intensidad del debate explica, por sí misma, las declaraciones en las que el portavoz de HB, Floren Aoiz , ha señalado que el Gobierno debe hablar con los interlocutores designados por ETA y no intentar otras vías con los presos. "Que el Gobierno español hable con terceros demuestra mala voluntad de resolver el conflicto", ha subrayado.

Con las contradicciones, resistencias y retrocesos característicos de la situación, el debate, ante la falta de perspectivas, empieza a abrirse paso y a ganar cuerpo en el mundo de ETA y de HB.

De ahí, la decisión de la Mesa de Ajuria Enea de reactivar la oferta de reinserción para los presos de ETA. Los gobiernos central y vasco manejan una extensa lista de reclusos proclives, en uno u otro grado, a estas medidas, pero más allá de la oportunidad en la aplicación de la reinserción, ligada a la ausencia de atentados para evitar reacciones de escándalo y perplejidad, la duda está en la conveniencia o no de aplicar estos beneficios de forma masiva.

El PNV ha insistido , de hecho, en esa dirección, fiado en el efecto que una decisión de este tipo puede provocar en el conjunto del medio millar de activistas de ETA encarcelados. Otros partidos y organismos se muestran más cautelosos y prefieren que la reinserción se intensifique a través de un goteo persistente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993

Más información

  • Pretenden imponer una larga tregua para después negociar "presos a cambio de armas"