Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE prefiere un plan general que regenere la ciudad y no la "desparrame"

La visión del PSOE sobre el Madrid del futuro difiere bastante de la que el PP ha plasmado en el borrador del plan general (EL PAÍS del pasado 16 de diciembre). Los socialistas aseguran que el gran crecimiento previsto en la periferia es un "aleatorio desparramamiento" de la ciudad y que las nuevas áreas de desarrollo "están pintadas. en el desierto". El PSOE prefiere regenerar la ciudad actual, y por ello propone que las nuevas actividades se ubiquen en los distritos más deprimidos -Villaverde, Usera o Vallecas- y volcarse en dos operaciones: Campamento y la ampliación de Barajas.

Los redactores del nuevo Plan General quieren tener finalizado en marzo un avance del documento para que sea sometido a información pública. En los dos meses que faltan hasta entonces, la oficina del Plan escuchará las sugerencias de instituciones, técnicos y profesionales en seis sesiones que se inician la próxima semana. El PSOE ya tiene preparada una lista de críticas y propuestas.Los socialistas no están conformes con la ciudad del futuro que ha dibujado el primer borrador del Plan. En él se prevé un crecimiento de Madrid en el Norte y en el Sur hasta su límite con los municipios vecinos. En el Este se diseñan varias áreas de oportunidad (oficinas, industrias limpias, campus universitario y viviendas) en torno a un nuevo eje viario, la Gran Vía de Felipe VI.

José María de la Riva, portavoz urbanístico del Grupo Municipal Socialista, cree que la creación de nuevos barrios en la periferia para 220.000 habitantes es "desparramar" la ciudad, cuando "aún hay suelo disponible para vivienda en el casco urbano". De la Riva considera también que las áreas de oportunidad se han previsto en una zona alejada, sin infraestructuras y en unos terrenos que por su geología dificultarán las obras de construcción. "La ampliación de Vallecas, por ejemplo, está en un terreno de yesos y con vistas al vertedero de Valdemingómez", explica.

Tampoco está de acuerdo el equipo de urbanismo del PSOE en llevar la ciudad hasta su límite territorial.- "La oficina del Plan ha previsto rematar su proyecto con un cinturón verde que tendría que formarse en otros municipios ya que el PP se ha empeñado en amurallar Madrid con edificios", explica De la Riva. "Es decir, los vecinos de Carabanchel tendrían que disfrutar de los parques que se hicieran en Leganés. Además, el crecimiento de Fuencarral colmará de viviendas los aledaños del monte de El Pardo".

Carencias y desequilibrios

Según De la Riva, los redactores del Plan se han olvidado de que "en la ciudad existente hay aún barrios con carencias y desequilibrios, como el casco antiguo y la franja sur-sureste". El PSOE cree que el Plan debería atender principalmente a la "recualificación y regeneración" de estas zonas de Madrid.

"En el arco formado por los distritos de Villaverde, Usera y Vallecas hay miles de metros cuadrados que están infrautilizados", explica el concejal. "Es una zona deprimida pero que ya dispone de infraestructuras. Ahí es donde deben programarse las áreas de oportunidad, y no en el desierto como propone la oficina del Plan". De la Riva se refiere a las miniciudades dibujadas en el Este, casi al límite del término municipal.

El gran crecimiento, para el PSOE, debe apoyarse en dos estrategias: la ampliación de Barajas y de Campamento. "La iniciativa privada desarrollaría la primera porque es una zona muy atractiva para sus intereses", comenta De la Riva. "Campamento, sin embargo, debería ser una actuación pública que se puede aprovechar para reordenar las sedes de las instituciones. Allí se pueden instalar oficinas de la Administración que ahora ocupan la franja de la Castellana. El Ministerio de Hacienda, responsable del Patrimonio del Estado, debería dar ejemplo y ser él primero en trasladarse", opina.

El partido socialista critica también el crecimiento "aleatorio" previsto por el PP en el terreno destinado a crear una nueva Casa de Campo al Este de la ciudad. "Esta zona ha quedado dividida por el trazado de la autopista de peaje Madrid-Guadalajara y machacada con, la instalación de un campus universitario, un área tecnológica y la ampliación de La Moraleja".

El Grupo Socialista quiere que el nuevo Plan General sea un documento consensuado porque "debe ser como una Carta Magna municipal con la que pueda gobernar cualquier partido", comenta De la Riva. "Pero en este borrador no hay medidas para atajar los problemas que sufren muchos barrios de Madrid, ni se han analizado los impactos de los crecimientos previstos en el medio ambiente, la circulación, el abastecimiento de agua, etcétera". De la Riva insta también a la oficina del Plan a que explique su diseño de ciudad a los vecinos afectados y no se limite la participación a los debates entre expertos.

Barrios fantasma

¿Cuánto debe crecer Madrid en los próximos años? Ésa es una de las cuestiones que debe resolver el plan general, aunque, según el grupo socialista, no se ha elaborado hasta el momento ningún análisis demográfico que permita responder con exactitud a esa cuestión. Aun así, los redactores del actual borrador del plan general prevén una gran expansión urbana y han dibujado miniciudades periféricas para ubicar a más 220.000 habitantes.El PSOE considera contradictorio programar un crecimiento de esa magnitud en plena crisis económica e inmobiliaria. Hace dos años, con índices macroeconómicos más favorables, el gobierno municipal de coalición CDS-PP aprobó un avance de plan general -hoy en la papelera- que desaconsejaba "proceder a una calificación masiva de suelo". El documento decía: "La puesta efectiva en el mercado de ese suelo y la construcción de los edificios no se produciría en un, futuro cercano". Dos años después, el PP ha preparado un recalificación masiva de suelo no urbanizable en el que levantar 72.750 viviendas.

El PSOE duda de la efectividad de esa medida, que puede crear barrios fantasma con unos pocos bloques de viviendas dispersos en una zona con escasos servicios.

"Los promotores no tienen capacidad para construir al ritmo que pretende el Ayuntamiento", asegura José María de la Riva, concejal socialista.

Tampoco comprende el PSOE la necesidad de programar tres millones de metros cuadrados de nuevo suelo para oficinas cuando en Madrid están disponibles ahora medio millón de metros cuadrados del sector terciario (oficinas y servicios) más otro millón que espera salir al mercado. No obstante, el grupo socialista asegura que este escepticismo no debe confundirse con la teoría del crecimiento cero, que marcó el plan general de 1985. "Apostamos por la expansión de la ciudad, pero de forma ordenada y racional", explica De la Riva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1993

Más información

  • Los socialistas proponen que el crecimiento se centre en Barajas y Campamento
  • Barrios fantasma