Los 100 empleados del Círculo de Bellas Artes no han cobrado el último mes

Los 100 trabajadores del Círculo de Bellas Artes no han cobrado en el último mes, y la entidad debe en total 260 millones de pesetas. Aparte de los 110 que adeuda al Banco Hipotecario -lo que hace peligrar su caserón de Alcalá, 42, por haber ordenado un juez la subasta del edificio-, la entidad es morosa con sus proveedores y colaboradores. Mientras, la Comunidad de Madrid, que pertenece al consorcio del Círculo, quiere pedir al grupo bancario Argentaria que también apadrine a la entidad. A cambio exige ver un plan de viabilidad en tres meses.

Las penurias económicas del Círculo de Bellas Artes -una entidad privada de 6.000 socios, nacida en 1880- salpican también a sus 100 empleados. El director, Enrique Baquedano, se reunió ayer con el comité de empresa para explicar que tendrá que pedir un crédito a fin de pagar los 12,6 millones de pesetas de las nóminas de los trabajadores. La situación no es tan dramática como en 1983, cuando un grupo de artistas tomó la dirección de la entidad y le inyectó actividades y juventud. "Pero la deuda era de 200 millones y los empleados llevaban siete meses sin cobrar", recuerda el presidente, Pedro García Ramos. " También debemos un trimestre a la Seguridad Social y algo del lRPF", añadía ayer el director, Enrique Baquedano. "Afrontar la nómina es un sobresalto. Hemos pedido hoy mismo [por ayer] un certificado al Ayuntamiento de las cantidades que nos debe -50 millones- para pedir un crédito y pagar la nómina", dijo.

Aparte de los 110 millones que debe al Banco Hipotecario por un crédito impagado que solicitó en, 1987, el Círculo adeuda otros 150 millones de pesetas "sobre todo a proveedores y colaboradores% según explicaba ayer García Ramos.Viabilidad urgente

La difusión de las deudas del Círculo ha sido una oportunidad para reflexionar. Ahora buscan quien financie un proyecto de viabilidad para sanear de una vez por todas la entidad. "Esa idea la puso sobre la mesa, en la última reunión del consorcio, el subsecretario del Ministerio de Cultura, Santiago de Torres", comentaba ayer Baquedano. "Sería buena idea que pudiesen financiarlo".La Comunidad de Madrid -que, junto con el Ayuntamiento, la compañía Iberia y el Ministerio de Cultura, forma parte del consorcio del Círculo- también está interesada en que se presente en tres meses un plan de viabilidad "para modificar la financiación del Círculo, que no puede consistir sólo en subvenciones", comentaba ayer el portavoz regional, Jaime Lissaveztky. La Comunidad aporta 100 millones al año. De las subvenciones se quejaba ayer el presidente del Círculo:

"No tendríamos problemas de tesorería si las subvenciones públicas llegaran, sin retraso".El directivo citó expresamente al Ayuntamiento de Madrid. Los presupuestos de 1993 le reservan 10 millones, y no los 25 que propuso el concejal de Cultura, Pedro Ortiz. Además, por no pagar los impuestos municipales, el Círculo quedó castigado sin las subvenciones correspondientes a 1990 y 1991. Por este concepto, el Círculo ha pagado en 1992 al Ayuntamiento 13,5 millones.

. A cambio, el Gobierno regional va a proponer al Banco Hipotecario que se incorpore al consorcio a través de la Fundación Argentaria. La aportación del nuevo patrono sería equivalente a la cantidad que adeudada a la entidad financiera.

"El Círculo no se va a subastar ni se va a embargar", aseguró ayer Lissaveztky, portavoz del Gobierno regional y consejero de Cultura. "El edificio tiene un gran valor, y las instituciones no deben dejar que se pierda", agregó.

La solución planteada por el Gobierno de Joaquín Leguina estriba en un incremento del número de patronos mediante la participación de. empresas públicas como Tabacalera o Telefónica. La incorporación del grupo de banca Argentaria, en el que se integra el Banco Hipotecario, serviría para cancelar las deudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de diciembre de 1992.