Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intelectuales alemanes piden la autodefensa armada contra el racismo

El Gobierno del canciller Helmut Kohl se encontraba ayer contra las cuerdas, acusado abiertamente de haber propiciado la violencia neonazi que, el lunes, en el incidente más mortífero de los cerca de 2.000 que han tenido lugar este año, segó la vida de una mujer y dos niñas de nacionalidad turca en Mölln, en el norte del país. Intelectuales de la talla del historiador Golo Mann, hijo de Thomas Mann, o de] novelista y realizador judío Ralph Giordano, sugirieron abiertamente actitudes de autodefensa armada ante la ola de racismo. Jóvenes turcos ocuparon durante más de una hora las oficinas del Partido Cristiano Democrático (CDU) en Hannover.

La policía asegura tener 20 pistas sobre los asesinos que la madrugada del lunes prendieron fuego a dos casas de trabajadores turcos en Mölln, cerca de Lübeck, acabando con la vida de Yeliz Arslan, de 10 años, su abuela Bahide Arslan, de 51 años y su tía Ayse, de 14 años, pero, hasta el momento, ninguna que permita su detención. El Gobierno ha ofrecido una recompensa de 50.000 marcos (3,5 millones de. pesetas) y la firma Opel otros 100.000 marcos para quienes den información que lleve a identificar a los incendiarios.La noche del lunes hubo varias manifestaciones espontáneas de duelo en toda Alemania, y en todas ellas la palabra "hipócritas" era lanzada contra el Gobierno que durante más de un año ha jugado electoralmente con el tema del derecho de asilo, con lo que ha proporcionado cobertura -e incluso comprensión- a las actividades de los grupos neonazis.

El Parlamento alemán guardó ayer un minuto de silencio por las víctimas de Mölln y difundió una nota expresando "vergüenza y rabia ante esta siniestra ola de violencia". "Este acto terrorista", decía la nota, "es un ataque a los cimientos morales de nuestro Estado. Llamamos a todos los alemanes a mostrar su solidaridad con las víctimas y a defender la humanidad".

Giordano, un escritor y realizador judío de 69 años, que fue perseguido por los nazis, escribió una carta al canciller Kohl en la que decía: "Todos los judíos de Alemania, y yo también, tomarán ahora las armas. Hemos perdido la fe en que el Gobierno federal sea capaz de prestar protección eficaz contra el extremismo de derecÉas". Por su parte, el historiador Golo Mann, declaró a Bild Zeitung: "Yo tengo 83 años, pero si tuviera 50 me armaría. Por lo visto ya no basta la confianza en el Estado".

El secretario general de la democracia cristiana, Peter Hintze, contestó que Ias acusaciones fuera de lugar no son la solución a los problemas". "Los ataques de Giordano contra el canciller son irresponsables y no tienen base", dijo.

Varios jóvenes turcos entrevistados ayer por la televisión no dudaron en asegurar que se vengarían de los neonazis. Unos 40 jóvenes de esta nacionalidad ocuparon durante más de una hora las oficinas de la CDU en Hannover acusando al partido del canciller Kohl de "coresponsabilidad en el asesinato fascista". Los ocupantes abandonaron voluntariamente el lugar tras la acción. Ayer, en dos ciudades alemanas, dos turcos, uno de 27 años y otro de 49, fueron agredidos por grupos de extrema derecha.

Después de la agresión sufrida por un español en Milán y el intento, ayer, de violar tumbas de judíos en un cementerio de Nápoles, el ministro italiano de Justicia, Claudio Martelli, habló de la necesidad de reformar una legislación que hoy no penaliza suficientemente a los grupos neonazis, informa Peru Egubirde desde Roma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 1992

Más información

  • Jóvenes turcos ocupan una sede del CDU