Prima Inmobiliaria debe más de 13.200 millones a su filial Urbanor

La sociedad Prima Inmobiliaria, integrada en el grupo KIO-Torras, debe a su filial Urbanor, constructora de Puerta Europa, en la madrileña Plaza de Castilla, 13.287 millones de pesetas, según el balance de la sociedad. Prima arrastra una deuda total de más de 80.000 millones, cuyo pago se ha convertido en el principal problema con el que se enfrenta su accionista para salvar la empresa inmobiliaria de una situación traumática.

Precisamente, el consejo de Torras se reúne mañana en Barcelona para tomar alguna decisión sobre el futuro de esta empresa y del resto del grupo, donde Ercros, en suspensión de pagos, es otro de los puntos críticos sobre los que debe adoptar una solución inmediata. Asimismo, se examinará la auditoría del grupo, que todavía no ha sido firmada por los consejeros.La semana pasada, los responsables del grupo KIO estudiaron en Londres, en una reunión previa a la de hoy de Barcelona, el informe sobre Prima elaborado por la firma Salomon Brothers, así como los resultados de la auditoría de Coopers and Lybrand sobre Grupo Torras, que desvela unas pérdidas de 29.400 millones (véase EL PAÍS del 19 de julio). KIO debe decidir si aporta los fondos necesarios para garantizar la viabilidad del grupo, estimados en al menos 75.000 millones.

Sobre la situación de Prima, según han manifestado fuentes cercanas al grupo, el informe refleja la crisis que atraviesa y advierte de la necesidad de inyectar dinero a las arcas para poder hacer frente a pago de la deuda. Las fuentes consultadas no han querido precisar la cifra, aunque subrayan que la diferencia entre los recursos propios y el inmovilizado supera los 35.000 millones.

Torras puede decidir -para encontrar la liquidez inmediata que necesita para hacer frente a las deudas bancarias- desprenderse de su mejor activo, la filial Urbanor, cuyo valor, según la sociedad Richard Ellis era de 48.000 millones en abril pasado (sobre un total de 120.000 de Prima). Las fuentes consultadas aseguran, sin embargo, que KIO-Torras prefiere mantener ese activo, dando la entrada de algún socio y esperar a que se recupere el mercado (para después de 1995, según los expertos). Precisamente, la crisis que atraviesa el mercado inmobiliario ha reducido sensiblemente el valor real de Torre Europa (dos torres gemelas) a menos de 30.000 millones, que serían los que estaría dispuesto a desembolsar cualquier posible comprador.

En cualquier caso, haya venta o no, ese saneamiento que exige la situación de Prima, obliga a su accionista a tapar el agujero que tiene con Urbanor y que asciende exactamente a 13.287 millones de pesetas, según se refleja en los datos del balance de la compañía inmobiliaria.

Situación no habitual

Esta situación -que una empresa sea deudora de una filial- es poco habitual en el mercado, aunque recuerda las deudas cruzadas aparecidas en el grupo Ercros -también filial de Torras- tras la suspensión de pagos. Además, Urbanor necesita nuevos recursos para el desarrollo de Torre Europa.Por eso, es preciso que gane la confianza de sus acreedores, ya que la empresa apenas tiene ingresos, básicamente por la atonía del mercado y el alto grado de dificultad de realización que tienen sus inmuebles, que se han concentrado mucho en el segmento de oficinas. Además de la deuda con su filial, Prima debe a los bancos 29.105 millones de pesetas, a los que hay que añadir los casi 17.000 millones que debe Urbanor, según las cifras facilitadas por el consejero-delegado de Prima, John Gómez Hall, a la banca el pasado 7 de agosto cuando propuso una moratoria de pago. Dicha moratoria fue rechazada por el grupo público Argentaria y el Banco Central Hispano. Estos dos bancos, precisamente, recibieron el pago de los intereses en los correspondientes vencimientos a los que Prima hizo frente gracias a un préstamo de 3.500 millones de Torras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50